lunes, 12 de julio de 2010

La Roja, La Rioja


Aquí una servidora está desolada porque se ha acabado el Mundial y siente un vacío en un lugar indefinido de su ser.
Nunca he sido futbolera, salvo en la Eurocopa, los Mundiales y eventos similares. No soy del Madrid, en todo caso del Atlético, y ni tan siquiera conozco a los jugadores del equipo.
Pero ando envuelta en el halo esférico que arrastra estos días al globo terráqueo y bebo los vientos por los pies de Villa, Puyol e Iniesta, las manos de Casillas y el pecho hundido de Xabi Alonso con la patada del borrico holandés.
Hoy estoy saturada de imágenes, es cierto, pero mañana echaré de menos a los once y sus sustitutos, así como el rostro adusto de del Bosque.
Ando, pues, beoda de éxito y coraje, tanto que en los carteles por doquier confundo "Todos con La Roja," por "Todos con La Rioja".
Es cierto, no hago un chiste fácil.

8 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Cuidado, Mery, no te dejes llevar demasiado por la euforia. ¿O sí? Un beso.

enrique dijo...

Yo tampoco soy nada futbolero, pero me he dejado arrastrar por las banderas y el entusiasmo.
Qué fugaz es el éxito!!

Mery dijo...

Miroslav, Enrique: la euforia de estos días palían las penalidades arraigadas. No está nada mal soñar un poco, fantasear, subir a las nubes.
Siempre nos quedará la tierra.
Un beso y buenas noches

Sombras Chinescas dijo...

Servidor, a quien no le gusta el fútbol, estaría más con la segunda que con la primera.

Saludos.

José Ignacio dijo...

Hay espectáculos que generan elevadas pasiones, eliminan banderas e ideologías, acercan a culturas que en el día a día se rechazan, riquezas y pobrezas...
Tienen en común que no se celebran cada año y requieren una espera.
Uno de ellos el mundial de fútbol.
No me extraña tu doble lectura, en estos mundiales no tan acertada, pero si la final hubiera sido Argentina/ España la Rioja sería común.
Un saludo

Olga B. dijo...

Jejejej, lo leo ya tras la resaca del triunfo. Ha sido una fiesta, esa es la verdad, hasta para los no futboleros.
Yo estoy con la Roja y con La Rioja, da gusto celebrar cosas;-)
Besos de tarde, para que tengas de todos.

pe-jota dijo...

Siempre nos queda refugiaros en una de nuestras delicatessens, una buena copa de vino tinto con jamón ibérico, consuela mucho una vez pasados los fastos momentáneos.

Mery dijo...

Sombras: y yo que me apunto ultimamente a ambas...

José Ignacio: las pasiones eternas en el corazón y las vísceras del ser humano. Con vino, sin vino, con rosas o con banderas. Así somos.

Olga: lo curioso es que siguen las banderas ondeando en muchos balcones y ventanas.
Qué bien te sienta la tarde. ¿Estás pasano buenas vacaciones?

Pe-Jota: vino y jamón...mmmm, perfecta combinación.

Un abrazo a todos