martes, 21 de diciembre de 2010

Raphael


Se equivoca quien piense que no está para muchos trotes o que es un descarado atreviéndose con todo.
Se equivoca quien tilda de afeminado su ir y venir ligero por el escenario.
Se equivoca quien lo cree pasto de sesentonas ávidas de aquella juventud perdida.

Sus recientes conciertos en el Teatro Compac de Madrid, a razón de dos horas y media/dieciocho días seguidos sin descanso son quizás la punta del iceberg de una naturaleza a prueba de bomba. Y, mas que eso, por encima de todo, son la consigna de lo que un ARTISTA debe ser. Porque en las cosas del Arte, no deberiámos conformarnos con medianías ni bagatelas.

El domingo abandoné mi encierro domiciliario y cambié estos virus míos por las canciones de Raphael.
Comenzó con una aviso a capella de que "puedo decirlo mas alto pero no mas claro" hasta que la orquesta se le unió en un crescendo maravilloso. Continuó con varios éxitos pasados, lo que él -y todos- consideramos "las joyas de la corona" como "Mi gran noche". Tangos-boleros-rancheras-de su nuevo disco intercalados con unas cuantas perlitas mas, que con frecuencia y con mucha gracia nos recordaba: "yo vuelvo a lo mío" y se arrancaba, con ese chorro de voz, cantando "En carne viva".

Y vuelta al derroche de orquesta y potencia: Hablemos del Amor y Digan lo que Digan y, como estamos en Navidad, el remate de un villancico a pleno pulmón.

El público estallaba jubiloso entre canción y canción, nadie quedaba templado y, si bien las maduritas le gritaban GUAPOOOOO con mucho de añoranza del pasado, había allí no pocos jóvenes varones tan pletóricos y exaltados como las jovencitas que marcaban con palmas las indicaciones del artista. Porque hay que ver el encanto con que él nos agradecía cada aplauso, cada estribillo robado a su voz. Raphael te lanza una sonrisa y ya es dueño del escenario y lo recorre a pasitos, callado, dejando sonar el violín y la trompeta. O suelta unas estrofas a ritmo de rap como si hubiera nacido para ello.

Luego abre los brazos y sabes que tu lo eres todo para él igual que tu estás entregado en cuerpo y alma a su quehacer. Raphael hace lo que quiere sobre las tablas porque las pisa firme y seguro y al final resulta que todo está bien hecho.
Yo era muy pequeña cuando mi madre ponía la radio y en la casa entera la voz de Raphael reinaba por derecho.
Por derecho y por revés, el de Linares es un Artista.
A mi me encanta - se me nota ¿no?-.



11 comentarios:

jordi dijo...

al fin un poco de música culta!!!

El Deme dijo...

Raphael es un mito de la música popular española. Tiene una carrera coherente en la que ha sabido reinventarse a sí mismo cuando hacía falta (festivales, cine, especiales televisión, musicales) y canciones emblemáticas de toda una generación: que se lo digan a Álex de la Iglesia lo que le está dando de sí la Balada triste de trompeta... Espléndido como una catedral gótica (rosetón y gárgolas incluídos), piedra y luz al mismo tiempo.

Mery dijo...

Jordi: ya era hora de que en este blog se hablara de algo serio, si señor.
Un beso nocturno-nocturno

Deme: es verdad, es un hombre y un artista muy coherente. Además al ser único y genuino arrastra una corte de abnegados adoradores ( en modo alguno despreciables).
Un beso

Pet dijo...

Hay que reconocer que Raphael tiene una voz espectacular y un arte escandalosamente suyo y sin prejuicios, es un poco como tu Mery.

Adolfo Ortega dijo...

Espero que el gran Raphael haya acabado con tus virus. ¡Ya va siendo hora de que te cures! Me alegro que disfrutaras con sus canciones. Una de las más grandes jamás escrita en España es ésta, en una interpretación antológica:
http://www.youtube.com/watch?v=HzeVGSNyf-0&feature=related
¡Feliz Navidad a todos!

ONDA dijo...

Me alegro que lo pasaras tan bien!.

Y Feliz Navidad y Prospero Ano 2011

José Miguel Ridao dijo...

Bueno, Mery, aprovechando mi entrada de hoy te digo que Raphael tiene pinta de maricona (con cariño, ¿eh?). Pero vaya energía, transmite felicidad el tío, y con los años que tiene. Vamos, que quien se mete con él creo que es por envidia... ¡glup!

Un beso navideño.

Madame X dijo...

Mery, ya sabes que a mí no me apasiona Raphael, pero he de reconocer que cuando actúa, por ejemplo en la tele, algo te retiene ahí para escucharle y verle. Estoy segura qe en directo el embrujo se multiplica. Y, desde luego, por algo tiene el éxito que tiene durante tantos años.

Y, vamos, no se te ha notado naaada que te encanta.

Un besazo, morena.

Mery dijo...

Pet:curioso que me compares con el estilo de Raphael, he de mirarme eso por dentro. Gracias y un beso

Adolfo: esa canción suya es una de mis preferidas (en realidad tengo varias mas), pero entiendo por qué lo dices. Felíz Navidad a tí también
Un beso

Onda: Felíz Navidad. Qué calladito has estado ultimamente...
Un beso

José Miguel : si, envidiosos a destajo. Y te digo una cosa, Raphael en persona no tiene pluma, créeme. Sobre todo es pose y provocación.
Un beso y Felíz Navidad

Madame: al menos entiendes la atracción del artista, que ya es mucho. Tu nunca has tenido prejuicios...
Un beso

FELICES DIAS A TODOS, de corazón, como siempre

Ricardo Miñana dijo...

En estas fechas tan entrañables
que la armonía, la paz y felicidad entren en tu casa.
¡¡Felices fiestas!!

Un abrazo.

Mery dijo...

Ricardo: muchas gracias, bienvenido a este blog e igualmente te deseo una muy Felíz Navidad.