lunes, 2 de junio de 2008

Cojonudo (con perdón)


1.- Hace unos dias nos sentamos R y yo en una terraza con idea de tomar una cervecita mañanera. Pasaban los minutos y nadie salía a atendernos ni a nosotros ni a las pocas mesas que se íban ocupando alrededor. Sabe Dios cuándo aparece una camarera con el morro torcido y nos dice que en esa cafetería no hay servicio de terraza y que entráramos a pedir en la barra. ¿Para qué ponen terraza si no la atienden debidamente? me pregunto yo, R se mosquea y dice que nos vayamos , pero yo tenía que entrar al baño con urgencia y de paso...
El espectáculo era digno de montar en cólera y liarse a romper sillas y mesas, como en un Saloon del Oeste : tras la barra, aburridas e indolentes, 4 (cuatro) camareras mirando las musarañas.

2.- Esta mañana he llamado al gestor para vernos por la tarde y tratar el tema de la Renta. Le digo que puedo quedar a las 17 h. Me responde que no porque su mujer va a clase de Pilates y él ha que cuidar a los niños. Es decir, que ella no puede faltar a su clase de gimnasia y los clientes de su marido tenemos que ajustarnos a ello; de hecho yo me he acomodado a su horario. Tiene guasa la cosa.

14 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

A mi me lo hicieron en Leroy MerLín; tres tipos tocándose las narices, ¡y me dicen que no me pueden atender sin cita previa!

Las normas (sobre todo las absurdas) son el fortín del mediocre, que, visto lo visto, deben ser los que más prosperan.

Saludos.

Maru dijo...

El otro día fui a comer con Mr. G. a un restaurante de bastante prestigio y bastante carito.
Estábamos en la primera mesa, al lado de la puerta.
Y los mozos pasaban y pasaban y nadie se acercaba y como Maru es Maru y paciencia tiene poca, en una que pasó un mozo le dije "nos van a atender o no? me dio enseguida y fue enseguida
y nos regalaron una infusión de hierbas que yo pedí y un té que pidió Mr. G por la demora. Grrrr

Soboro dijo...

La gente es de un egoísta y de un flojo ...
Paciencia con el mundo y sus habitantes!
Un beso.

enrique dijo...

Pues en eso estamos, los clientes somos los nuevos apestados...

pe-jota dijo...

Esto es lo que se llama vida urbana moderna, oye no te entran ganas de dejarlo todo e irte a vivir a un pueblecito de la sierra, alejada de tanta modernez, tanto pilates y tanta estupidez urbana. Yo hay días que tengo ganas de gritar.

Antonio Serrano Cueto dijo...

La hostelería es otro de esos gremios totalmente denostado. Cualquiera cree que puede ser camarero/a. Tengo un amigo empresario del ramo que se queja siempre de la ínfima profesionalidad que hay en muchos (no todos) establecimientos. Para que luego venga Arias Cañete con aquella memez de los camareros españoles. Algún día podríamos hacer la lista de agravios sufridos en los bares, restaurantes y otros locales donde los encargados de la cosa creen que el cliente es un petardo que pretende levar la razón.

Manuel Amaro dijo...

Jajaja, te veo irascible hoy.
Lo de la cafetería, seguro que el negocio no era de ninguna de ellas. Y luego decimos.
Un abrazo!!!!

Víctor González dijo...

Podría contaros como un día pedí ver al dueño de un asador de Bormujos indignado ya, y entoncesw nos atendieron pero...
Sabe alguien lo que se cobra en ese gremio? las horas que echan? alguien ha aguantado las memeces de un borracho o las del estúpido de turno? o a un jefe prohibiendote poner cuatro aceitunas?
Soporté una temporada de estudios hace años en combinación con ese oficio y os aseguro que hace falta un talante especial que no todo el mundo tiene.
Todos los lados del prisma dan una visión diferente de los restantes.
Besos creativos.

Octavio dijo...

Siempre queda la opción de tomarse la copa y largarse sin pagar; a lo mejor entonces se mueven los camareros. O de ponerles una sonrisa tipo ZP, que eso motiva mucho y agiliza la economía, por lo visto.

El Deme dijo...

Pues yo creo que la solución perfecta es que tu gestor deje a los niños con las 4 (cuatro) camareras -aburridas de no hacer nada- y pueda atenderte en tus asuntos tranquilamente. Al terminar vais a buscar todos (si acaso también 1 o 2 camareras) a su mujer al acabar la clase de Pilates y descubrís que...¡cielo santo, sale abrazada con otro!...

Bolero dijo...

JAJAJA genial tu breve crónica y genial tb el deme

Amanecer dijo...

Ese tipo de personas donde quiera existen, y luego dicen que han trabajado sin parar, todo el dìa.


Bueno son cosas que pasan.

Besos y muchos màs.

Mery dijo...

Hay que ver lo salados que sois con vuestros comentarios, no tienen desperdicio.
Es cieto que el gremio citado también tiene que aguantar lo suyo con la clientela maleducada que pulula por ahí. A cada uno lo suyo, hay que ser justos.

Pero en fin, como dice Pe-Jota, algunos dias una tiene ganas de gritarle al mundo y desaparecer. Otros dias, muchos, la vida es luminosa. Lo mejor: tener buen humor el mayor tiempo posible.
Un abrazo a todos.

Madame X dijo...

Vente pal sur, morenaza... ganarás en salud mental.

Un beso.