martes, 23 de marzo de 2010

Con Haydn llegó la primavera


Dos días después del inicio de la primavera, acudo al Auditorio a beberme Las Estaciones, de Haydn. Madrid huele a brotes nuevos, a almendros en eclosión, a brisa cálida y, a las siete y media de la tarde, suenan los primeros acordes del recitativo de La Primavera.
Hanne, con voz de soprano, exclama:
¡Mirad! ¡ Por los vientos templados llega, desde el Sur, el mensajero de la Primavera!
Un segundo después el coro de la Comunidad de Madrid canta glorioso, en alemán:
¡Ven, dulce primavera!
¡Don del Cielo, ven!
¡ Despierta a la Naturaleza de su letargo!
La dulce primavera se aproxima,
ya sentimos su suave hálito.
Todo cobra nueva vida.
¡ Sénos propicio ahora, oh, Cielo!
¡ Abrete y vierte sobre nuestro campo tu bendición!
Que así sea.

17 comentarios:

enrique dijo...

Que la primavera nos sea propicia!!

Sintagma in Blue dijo...

Aquí en el Mediterráneo, se resiste a aparecer.

Besos.

José Miguel Ridao dijo...

Qué mejor momento para Las Estaciones. Ha coincidido la fecha y el cambio exacto del clima. Sigo añorando el auditorio...

Un beso.

Sombras Chinescas dijo...

Vive Diós que este año la cogeremos con ganas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Concierto especial para vosotros que estábais escuchando y para nosotros que estábamos en el escenario.
Nos encantaría que os uniéseis a nuestro grupo del Coro de la Comunidad de Madrid en Facebook y nos diéseis vuestra opinión sobre el concierto.

Juan Pablo López Torrillas dijo...

Como madrileño enamorado de la música de Vivaldi, el mero hecho de imaginarme en el Auditorio (me imagino que el Nacional de la Música)escuchando las 4 estaciones me pone los pelos de punta...

Un abrazo

Manuel Amaro dijo...

¿Qué ya ha empezado la primaveraaaaa?
Uf

José Ignacio dijo...

Acabo de regresar de Madrid y lamento haberme perdido una de las dos obras más trabajadas de Haydn.
La primavera no ha empezado demasiado bien ¿no?. Por lo menos el fin de semana oscurillo.
Un saludo

Olga B. dijo...

Ay, yo estuve en Madrid en un fin de semana en el que llegaba la primavera y tú te ibas... pero habrá más. La primavera, los fines de semana, los conciertos, todo tiene ganas de volver, todo nos da muchas oportunidades.
Una bendición;-)
Un beso, guapa.

Mery dijo...

Enrique: seguro que nos es propicia, junto con los hados.
Un beso

Sintagma: ¿se resiste en el Mare Nostrum? Llegará pronto, gloriosa.
Un beso

José Miguel: es cierto, aquí ha coincidido el despertar de los olores primaverales con la fecha, aunque estuviera gris el cielo. El auditorio, como siempre, de joya en joya.
Un beso

Sombras: se ha hecho de rogar, pero ya llega, ya lo ves.
Un beso

Anónimo: ¡no me puedo creer que un componente del Coro de la CAM haya llegado a leer esta entrada! Te felicito por la interpretación. Todo un lujo
Un abrazo

Juan Pablo: Vivaldi también es una maravilla, pero lo de ayer fueron Las Estaciones de Haydn. Y si, fué en el Auditorio Nacional, de Príncipe de Vergara.
Un abrazo

Manuel: pobrecitos, por tu tierra andáis todavía aguados. No te preocupes, que todo llega.
Un beso

José Ignacio: el concierto fué el lunes 22, ya fuera del puente. Felíz estación. Un abrazo

Olga: no veas la rabia que me dió no coincidir contigo en Madrid. Espero que te trataran bien estos muchachos...estoy convencida de que sí. Ahora voy a visitar tu blog.
Un besazo

El Deme dijo...

¿Que Madrid huele a almendros en eclosión? Hija mía de mi corazón, cómo se nota que pillas el metro en hora punta.

jordi dijo...

La primavera? un tropezón antes del verano. Esa si que es una estación!!!
besos y bendiciones

Mery dijo...

Deme: el metro es un submundo del subsuelo, allí dificilmente olerá a almendro ni a rosas (salvo algún perfume de las usuarias). En las calles la brisa primaveral nos adelantó la estación añorada. Hay que ver lo positivo, si no, estaríamos perdidos.
Un abrazo

Jordi: ya sé de sobra que tu estás olfateando el verano como cazador en busca de un viaje a las Pitiusas. Paciencia, cuando menos lo esperes ya estarás subido al avión.
Te agradezco especialmente esas "bendiciones" que me mandas. Me parece una fórmula encantadora.

pe-jota dijo...

La naturaleza resurge, cobra nueva vida, aunque con lo mal que la tratamos, no me extraña que se ande vengando. Así que esperemos que sea benévola con nosotros.

J.R. dijo...

Seguro que no llego a la Carrera de San Jerónimo la asustaron los leones o del congreso o son lobos...
Kasi

Mery dijo...

Pe-Jota: demos gracias al cielo de que la naturaleza siempre cumple con sus estaciones, tarde o temprano. Y en este país aún funciona casi como un reloj. Es generosa.
Un beso

J.R.: a lo mejor, ahora que los diputados toman sus vacaciones de Semana Santa, también asoma por allí, a su aire.
Un abrazo

José Ignacio dijo...

Por eso lo decía el lunes veintidos estaba en Madrid. Alguna ventaja tiene ser pendionista.
Un saludo