lunes, 19 de abril de 2010

Of Human Bondage


La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.
Con esta frase de W. Somerset Maugham, posada ante mis ojos como por ensalmo, incié hace apenas cinco días una serie de casuales encuentros con el autor británico.
Primero, como digo, esta frase que me hizo meditar sobre cierta persona que vive en mi entorno. Y después, en días consecutivos, veo en TV "El velo pintado" y "La carta", ambas adaptaciones cinematográficas de las obras homónimas de Maugham.
Hace años me maravilló otra adaptación del año 1964, con Lawrence Harvey y Kim Novak en los papeles protagonistas de "Of Human Bondage" (Servidumbre Humana, en título castellano). Entonces me propuse buscar el libro y no lo hice; dejé correr el tiempo envuelta en otras ilusiones literarias. Ahora voy a ello sin dilación, para comprobar cuánto hay de autobiográfico en las vicisitudes de un estudiante de medicina que se inicia a la vida de la mano de una mujer vulgar y pérfida.
Seguramente la palabra escrita superará con creces las expectativas que el cine fijó en mi memoria.
Ya os contaré.

4 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Pues no lo sé... Maugham era uno de los escritores favoritos de mi madre pero a mí nunca me ha gustado. Leí hace muchos años algunos relatos cortos que no estaban mal y hará unos cinco me compré Servidumbre Humana. A fuerza de tesón llegué hasta la mitad y ahí me rendí. Luego me dijeron que tenía que haberlo intentado con El filo de la navaja, pero de momento esperaré. En todo caso, no te desanimes que a lo mejor a ti te encanta.

Olga B. dijo...

A mí no me gusta que una película haya interferido antes en un libro, les pone cara a los personajes, no parto en blanco. Sin embargo, tengo que reconocer también que ha habido películas que me han llevado a la literatura y esa es una deuda, en el fondo, con el cine. Espero que lo disfrutes, yo no lo he leído, ya nos contarás.
Besos.

pe-jota dijo...

Es curioso como, por regla general, nos movemos a base de impulsos. De repente, una frase, una cita puede despertar el deseo de conocer de investigar; aún más cuando nos reconocemos en ella o reconocemos realidades que nos son conocidas.

Mery dijo...

Miroslav: sus relatos dicen que son de lo mejorcito. Yo no he leído ninguno. A ver si logro pasar esa barrera que encontraste tu en Servidumbre Humana. Te contaré.
Un beso

Olga: inevitablemente les pondré cara a los personajes, como bien dices. A ver si me cuadran cuando me halle inmersa entre las hojas del libro.
Un beso

Pe-Jota: si, somos como esos púlsares cósmicos: lanzando intermitentes brillos y movimientos según nos venga un aire u otro. Ahora tocará Maugham y a ver cuánto me dura.
Un beso