miércoles, 6 de octubre de 2010

Un trapo


Si hay algo mas abrumador que una noche en vela es una noche en vela enferma.
A la una del mediodía aún arrastro las consecuencias y mi cuerpo como un trapo, del baño a la cama y viceversa.
No quiero ni contar los fúnebres pensamientos que han machacado mi mente durante seis horas crueles, cuando la noche era mas oscura que la boca de un lobo. He llegado a dudar con horror de lo que firmé ayer, he odiado a mi hermana con el espanto de la sangre hirviendo, he recordado tristes episodios de mi vida como si ninguna felicidad me hubiera bendecido jamás. Con cada vomitona parecían asomar nuevos demonios solazándose en mis desdichas.
Qué cruel es el propio pensamiento cuando se enseñorea y ensaña en los confines de un cuerpo incapacitado para la lucha. Pero que se prepare cuando coja fuerzas: el que avisa no es traidor.

11 comentarios:

enrique dijo...

Mira que puede llegar a ser cruel un pensamiento(propio)...
Y con consecuencias somáticas, también...

marinero dijo...

Mis mejores deseos para un rápido restablecimiento. Y mi petición de indulgencia para ese pensamiento al que amenazas; como ya decía Chamfort, hay que pedir a la razón el remedio para los males que ella misma nos causa.

Olga Bernad dijo...

Ese trapo va a volver a ser una bandera a la voz de ya, Mery morena, y el pensamiento ondeará como suele;-)
Besazo.

Parsimonia dijo...

Después de la tormenta llega la calma.
Recupera el sueño y coge fuerzas.
Besos.

Manuel Amaro dijo...

Es el momento perfecto para inventar un relato realmente oscuro.
Hay que aprovechar esas vomitonas, Mery.

Sara dijo...

Mis noches de vela suelen ser tan oscuras y tan aterradoras, aun disfrutando de buena salud física. Parece que en esa lucha entre el pensamiento ensañado y la voluntad de vencerle, siempre gana el primero. En esas noches lo único que reconforta es la certeza de que la mañana siempre llega, y con ella la luz. Espero que te hayas recuperado totalmente y que esta noche duermas a pierna suelta. Como Dios manda. Sweet dreams!

Sombras Chinescas dijo...

Tenemos a la mente tan constreñida por los buenos modos y el sentido común, que aprovecha la menor debilidad para campar por sus fueros.

A recuperarse rápido.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Asumo y espero que ya estás bien, y que has pasado por la espada a todos esos dragones. ¡Y lo que te alivia ahora el recordarlo...!

Un beso.

pe-jota dijo...

Desde luego, genio y figura, si eres así estando enferma,no quiero ni pensar en día normal en que te levantes torcida.

Humberto dijo...

Hola, entré a tu blog por casualidad, me pareció magnífico, no quería salir sin decírtelo.
Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
Un abrazo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Mery dijo...

Hola a todos.
Gracias por vuestros buenos deseos, gracias a Dios estos virus son rápidos y se van como han venido.
Acaba de decirme un amigo que es un post espeluznante...Santo Cielo, no quisiera yo semejante barbaridad.
Tras el puente de la Pilarica habrá que volver a la normalidad y espero que hayáis pasado unos muy buenos días.
Besos y un abrazo a Sara, Olga, Parsimonia, Enrique, Marinero, José Miguel, Pe-Jota, Amaro, Sombras y el recién llegado, Humberto.
Buenas noches