jueves, 4 de junio de 2009

Nada en particular, y un Angel


Hoy no voy a escribir de nada que verse sobre un asunto concreto, un tema, una vicisitud (bonita palabra que siempre me ha parecido nombre de mujer).
Estoy sentada en el sofá, con las piernas estiradas sobre la mesa y el ordenador sobre ellas, estoy cansada y tengo calor. Es tarde; una noche mas que no hago caso a mis propósitos de enmienda y me voy a la cama a las mil y gallo. Las ojeras me pasarán factura con IVA, cada año son mas crueles y les importa un bledo los cambios de gobierno. Casi como a mí, visto lo visto.
Tengo esa rara serenidad que acompaña y sigue a la mas absoluta preocupacion. Desde temprana hora no paro de reflexionar en lo puñetero que es el pensamiento o, para no implicar al resto de mi raza, que a fin de cuentas yo soy responsable de lo mío, de lo puñetero que es mi pensamiento. Nuevo propósito de enmienda para la mochila. Juro cambiar.
Juro pensar mas a menudo en ese Angel de la Guarda que nos acompañaba de pequeños y que me ha hecho recordar hace unos minutos el hijo de J.M. Ridao.
Quizás si volviese a canturrear entre las sábanas aquel lindísimo "cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que me acompañan".
Quizás si en mis desvelos de madrugada recitara, como una sura: Angel de la guarda, dulce compañía, no me dejes sóla ni de noche ni de día. Si me dejas sóla, yo me perdería.
Pero no sólo pienso en ángeles, claro que no. Mañana como con un antiguo pretendiente que me juró amor eterno y que ahora tiene mellizos, y no sé qué ponerme. Para ésto no necesito cohortes celestiales, sino un poco de sentido común, que no se trata de ligar ni nada parecido. Me preguntará por el trabajo y no quisiera hablarle de esta semanita gloriosa, que es mi cocktail explosivo. Me preguntará qué voy a hacer este verano y responderé que volveremos a coincidir unos dias en el campo. Nunca nos perdimos el rastro veraneando en el mismo sitio desde niños. Y me volverá a decir que su mujer ya no es celosa, y yo me callaré que no me lo creo ni loca. Qué curioso, un pretendiente al que nunca besé ni besaré probablemente, y yo pensando en qué me pongo mañana. Las mujeres somos así de idiotas. Estoy segura de que él ni se plantea qué corbata le irá a juego con el traje (dicho sea de paso, no tiene buen gusto).
He de decidir otras cosas mucho mas trascendentes en esta semana, y yo subiendo por los cerros de Úbeda. Tengo la ligera impresión de que mi Angel anda detrás de todo ésto...dulce compañía. Pues bendito seas, si eres.
Buenas noches

20 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Los cerros de Úbeda están plagaditos de musarañas, animalitos que suelen rondar los cerebros cuando es necesario descongestionarlos. ¿Es el ángel de la guarda el encargado de dichas distracciones? No está probado, como nada en cuestiones de fe, peor hay varios indicios en tal sentido. Los antiguos pretendientes, sin embargo, los carga el diablo, así que por puede que te ronden diversas influencias. En todo caso, relájate y a vivir que son días, más largos, eso sí, que cualquier amor eterno. Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Pues sí, Mery, en estos casos el ángel de la guarda nos cuida, o si no la providencia, no sé si divina, humana o inmaterial. El caso es que no nos pasa nada por dejarnos llevar de vez en cuando, es hasta sano.
Muchas gracias por acordarte de mi hijo. Un besazo.
Y al antiguo pretendiente, que le den...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estoy seguro de que él también está pensando en qué ponerse. En cuanto a tu ángel, seguro que ha crecido contigo y es ahora un centurión todo musculado.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues si no es capaz de combinar bien una corbata con un traje, desconfía...

Y no te creas, Mery, que eso mismo nos ha pasado a muchos. Yo dentro de quince días tengo las bodas de plata desde que salí del colegio. Tal vez coincida con alguna antigua pretendida. Y te comprendo, Mery, te comprendo.

Un beso.

Mery dijo...

Miroslav: me ha gustado eso de las musarañas. Descuída, este pretendiente no viene cargado con balas infernales: es bueno y nos tenemos confianza. Un beso y gracias por tus palabras.

José Miguel: estoy de acuerdo en que es muy sano. Y ¿cómo no acordarme de Miguel, si en sí mismo es un ángel? Otro beso para tí.

Jesús: si mi ángel se ha convertido en centurión musculoso, casi que se deje ver. Luego os lo contaría con detalles, que todos tenemos la intriga mística de saber cómo se las gastan por los Cielos.
Un beso y gracias

Juan Antonio: espero que nos pongas una entrada minuciosa de cómo haya sido ese encuentro colegial. Aún te quedan días para pensar en el modelito (puedo imaginar cómo andarán las mujeres hasta ese día, de cabeza todas)
Gracias y un beso.

Bolero dijo...

Que maravilla de relato Mery.Y confia en tu angel.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buenas noches Mery.

Pues me ha encantado.

Así, sin hablar de nada.

No te fies de nadie, ni del ángel. El pobre está solo y pertrecho.

Un abrazo fuerte.

Pd. Yo no me fiaría de ese ángel ("ni de noche ni de día"), ¡qué horror!

Mery dijo...

Dos opinones contrapuestas: Bolero me dice que confíe en mi ángel y Javier me apremia a todo lo contrario.
Cada uno cuanta la feria según le va en ella, eso se dice ¿no?
Pues si alguno de los dos tiene datos fidedignos para que prime su consejo, por favor, que me lo diga. Nada me haría mas feliz que descubrir la realidad y materia del mundo celestial (ya puestos, también del Averno)

Gracias a ambos por vuestros comentarios. Es un honor

Un beso

enrique dijo...

Menos mal que estabas recostada pensando en "nada de particular"...
El darle vueltas al coco no es patrimonio exclusivo de las mujeres, no...

tecla dijo...

_No sé qué ponerme
_Ponte tu piel
_Pero qué dices, pensarán que voy desnuda.
_Bien que todos los animales se visten con su piel, y nadie les reprocha que vayan desnudos.
_Porque son animales.
_Nosotros también.

*
_No sé qué poenerme.
_Ya te lo he dicho, ponte tu piel.
_Todavía no puedo, estoy demasiado blanca. Cuando sea verano, ya verás.

*

_No sé qué ponerme.
_No te pongas nada.
_Me verán desnuda.
_¡Anda ya!

*
_No sé qué ponerme.
_No empecemos.

******
Pero qué tontinas somos las mujeres.
Al otro que le dén.
Tienes una conversación tierna y magnífica que te hace
que te hace querer.
Un beso.

Octavio dijo...

Yo coincido en lo dicho: si no sabe combinar chaqueta y corbata, no te preocupes por él: no merece la pena.

Un beso, dulce Mery.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Te escribo al día siguiente, así que supongo que ya ha tenido lugar la comida. No, no hace falta que entres en detalles, pero seguro que a algunos de tus lectores les guastaría saber si llevaba corbata y si iba conjuntada. Y no te acuestes tan tarde, Mery, que el sueño perdido nunca se recupera y el muy jodido acelera la vejez. Un beso vespertino para las buenas noches de la víspera.

Parsimonia dijo...

Seguro q está mas nervioso que tú.
Corbata verde? azul? roja?
Bien peinado, bien afeitado. Me mirará? Después de tanto tiempo... Ya no pensará qué ropa se va a poner... por mi. Es por mi?
Besitos, Mery.

pe-jota dijo...

No siempre hemos de ser transcendentes, a veces la pura rutina, el pensamiento sencillo y simple del día a día ayuda a despejarnos de asuntos algo más molestos.

Sintagma in Blue dijo...

Qué haríamos sin nuestros ángeles...

Amanecer dijo...

Seguro que tu àngel, estaba como tù, pensando, y te ha provocado, ese caos, que si confìo, de que me pongo, si èl pensarà lo mismo, en fin. Sòlo espero que por una sola vez, haya convinado su atuendo.

Si asì escribes cuando sòlo piensas, madre mìa, me imagino como serà, cuando actuas :D

Nota: Has hecho que en mi triste tarde, brillara la sonrisa. (gracias)
Besos y muchos màs.

Olga B. dijo...

Estoy segura de que acertaste con la ropa,y seguramente con el pensamiento. Qué inquietantes son los antiguos amores, pretendientes o pretendidos, y qué sensatos nos hemos vuelto todos (en teoría:-) Incluso su mujer ya no es celosa, para que veas. Créetelo, es una cuestión de energía disponible.
Espero que lo hayas disfrutado, a mí me ha encantado el texto y me ha hecho pensar que esos reencuentros suelen ponerme como soy: alegre y melancólica.
Besitos de media tarde.

Mery dijo...

Olga, Amanecer, Sintagma, Antonio, Pe-Jota, Enrique, Tecla,Octavio, Parsimonia:
la comida estuvo ambientada por una buena conjunción de corbata, camisa y traje. También la conversación fué armónica, así que he de decir que el Angel se portó bien. No decepcionó los sueños de la noche con la realidad del día.

Ojalá coja la costumbre este angelito mío de acunarme cada noche en sus alas serenas.

Aprecio mucho vuestros comentarios, ya lo sabéis, pero no está de mas recordároslo cuantas veces sea necesario.
Un beso y buenas noches a todos.

Madame X dijo...

Ejem... veo que tu Ángel de la Guarda ha hecho su trabajo regular, a ver si se espabila un poquito más. Va a tiro hecho. ¿Ex-pretendientes casados y con hijos, que preguntan por asuntos de trabajo y lo que vas a hacer en verano? Menudo coñazo. Deberías exigirle a tu angelito que ande más atento en tus horas de gimnasio, por ejemplo. ¿Qué fue de aquel individuo de ojos claros y mirada de loco?

Nada, Mery, amenaza a tu ángel con un ERE. Verás como atinará mejor la próxima vez.

Besitos :-)

Mery dijo...

Madame: lo del ERE me ha encantado; si no fuera por los que lo padecen en su trabajo, soltaría una carcajada.
Mi angel de la guarda no está para asuntos extra-matrimoniales, digo yo. Si no, sería un demonio ¿no?
Tu siempre tan ocurrente.

Un besazo