lunes, 29 de junio de 2009

Algunas reivindicaciones (Reedición)


En febrero del año pasado escribí una entrada reivindicativa, que hoy tengo ganas de reeditar tal y como la creé, sin cambiar absolutamente nada.

Hoy tengo el dia rebelde y con ganas de exigir a diestro y siniestro, con que empecemos :

A/a del Organo Competente:

reivindico ser una mujer con muchos momentos para mí sola, sin tener que aparentar estar ocupadísima, liadísima y agotada al acabar el dia y sin que las demás féminas me miren por encima del hombro por tan envidiable motivo.
Reivindico el uso obligatorio de la sombrilla en los dias de sol para evitarnos tener que comprar esas cremas tan caras con índice de protección solar xxx y esos tratamientos de belleza que no son sino sacacuartos de alto standing.
Reivindico volver a utilizar palabras y frases en desuso tan bonitas como "sería tan amable de....; que pase usted un buen dia, caballero; crápula; albricias; bajo el ala aleve del leve abanico ......"
Y hablando de abanicos, también desearía la vuelta de su uso y el lenguaje oculto de su aleteo.
Reivindico el derecho de los padres a poder echar a sus hijos de casa cuando éstos son insoportablemente mayores y caraduras, aunque no tenga nada que ver conmigo en este caso.
Reivindico el antiguo luto que, con el mayor respeto, permitía a los sufrientes mostrar su pena el tiempo necesario (es obvio que no reivindico su reverso de ostracismo y aislamiento, tan crueles y desacordes con la razón) .
Reivindico ese antiguo arte epistolar entre amigos y familia porque estoy harta de recibir solamente en mi buzon cartas del banco. ¿Hay mayor emoción que leer esas hojas plegadas que comenzaban por " Mi querida hermana Julia: por la presente te comunico...." ?
Reivindico el arte de la seducción, con sus tiempos y sus pausas, al antojo de las circunstancias, el azar y las personas.
Reivindico los besos y abrazos sin vergüenzas ni pudores, esos te quiero como sin venir a cuento, pero que siempre tienen su porqué.
Reivindico que por fin puedan amarse una mujer mayor y un jovencito sin asomo de sospecha económica de por medio. Y por supuesto también lo contrario.
Reivindico el derecho a no querer ser madre o padre.
Reivindico ser una mujer cañón y no tener porqué tirarte a todo bicho viviente, ni que esos bichos vivientes quieran tirársete a la mínima de cambio.
También reivindico ser fea como un pecado y tener derecho a que alguno quiera echarse encima de ti, varias veces al mes por lo menos.

¿Y qué fue de aquellos piropos callejeros que hacían ruborizar a las paseantes y te dejaban satisfecha para el resto del dia? Para muestra un botón castizo : "con una de tus pestañas, niña de mi alma, he de ahorcarme yo." Chulo de los pies a la cabeza ¿a que si? Pues reinvindico la inmediata incorporación de hordas de piropeadores en las calles de Madrid. Esto no es negociable, además.
Por último, reivindico el silencio, ese silencio del que nos vemos privados casi las veinticuatro horas del dia.

12 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Qué buenas reivindicaciones, Mery. Prepárate, porque la mesa de negociación va a ser dura, se te van a sentar enfrente hordas de horteras y tertulianos televisivos, pero si requieres apoyo llámanos. Buenas noches otra vez.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buenas noches, Mery.

¡Pues sí que estás reivindicativa!

Lo que más me ha gustado: que no cambies nada. Esa es la mejor señal de la reivindicación.

Un fuerte abrazo.

Miroslav Panciutti dijo...

Pues como ya me conocía tus reivindicaciones, reivindico que reivindiques otras nuevas. Mujer, que después de dieciséis meses algunas ya tienes que haberlas conseguido o, si no, cambia de sindicato. En todo caso, como ya te dije entonces, vuelvo a suscribirlas por más que mi firma no valga mucho. Un beso, rebelde.

Mery dijo...

José Miguel: digamos que me temo vayan a ser varias mesas de negociación. Si se me rebelan impunemente, os llamo, desde luego. Gracias por el ofrecimiento.
Un beso, trasnochador. A esas horas de la noche debemos andar pululando por los blogs Olga, Javier, tu y yo.

Javier: no había caído en eso de no cambiar nada como señal de reivindicación sólida. Tienes razón.
Te digo como a Ridao: un beso, trasnochador. Somos una especie de Dráculas

Miroslav: ahora que lo dices, por supuesto que he de ponerme manos a la obra y plantar sobre la mesa unas cuantas reivindicaciones mas. Dame unos días y extiendo el nuevo pliego, para que vuelvas a firmarlo si te viene bien.

Un beso, en tu caso , madrugador

Madame X dijo...

¡Recórcholis! (esta palabreja sí que es antigua) Te acostaste guerrera anoche. Ya sabes que me encanta que te pongas rebeldona, se te sube la guapura más aún.

Reconozco que he hecho un poquito de trampa y he ido a leer mi respuesta de antaño y, oye, como tú con tus reivindicaciones, sigo pensando lo mismo. Por ejemplo, que la sombrilla es un tostón y que sería mucho mejor una pamela. ¿Te imaginas en plan Ascot por las calles de Madrid? Quitando ese puntito, todo lo demás lo suscribo.

Ah, y como te ha sugerido alguno de los caballeros, vete preparando un pliego de reivindicaciones nuevas. Que yo te apoyo.

Un besito de lunes.

Olga B. dijo...

Olé.
Me sumo.

tecla dijo...

Yo reivindico tu talento a la hora de reivindicar y que se cumpla todo cuanto dices.
También reivindico como te die alguien por ahí y también reivindico la palabra, recórcholis.
AAAAAayyyyy cuantas cosas reivindicaría.
Me conformo con pasar a leerte.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Con muchas de ellas coincido, Mery. Fíjate, no sabía yo que los piropeadores estaban entre ellas. No suelen estar bien vistos, claro que muy pocos son finos y la mayoría, chabacanos y bordes. Yo reivindico que un puñado de piropeadoras actúen por las calles y se vuelvan al paso de un hombre para mirarle el trasero, para estudiar el sonrojo de los unos y el disfrute de los otros. En mi juventud solté algún piropo (alguno de hermosas consecuencias), pero nunca he recibido uno. No es que uno esté ahora para despertar pasiones callejeras, pero con mis veinte (y un poco más), me acercaba. En fin. Se habla tan poco de los piropos. Por cierto, ¿sabías que la palabra "piropo" procede de la raíz griega de "pyr, pyros", que signfica "fuego"? Por algo será.
Besos.
es de la misma raíz de q

Rafael G. Organvídez dijo...

De hecho, un piropo no es sino una metáfora inflamada.

Un saludo

Octavio dijo...

Me gustó en su día y me sigue gustando ahora. Que no falten los piropos con clase.
Mery, me marcho de vacaciones y desconecto durante un par de meses, que necesito "resetar". Nos leemos en septiembre. Besos miles hasta entonces.

pe-jota dijo...

Oye !!, me parecen unas reivindicaciones de lo más naturales, además de una necesidad, ya que es hora de huir de la monotonía aborregada en que vivimos, y ser uno mismo.

Bolero dijo...

Las comparto todas. Un listado genial!