martes, 6 de octubre de 2009

Furtivas


Lo de hoy es una confesión, un mea culpa: estoy observando que de un tiempo a esta parte cometo hurtos a discreción. Robo flores, por ejemplo.
Robo hortensias de los jardines comunitarios, cuando son grandes y frondosas, las seco boca abajo en la oscuridad de un armario y después las coloco en un jarrón de casa. Espío instintivamente los parques y los asalto de noche, como un vulgar ladronzuelo, armada con tijeras de cocina por si el tallo se me resiste. Me culpo de haber asaltado incluso el jardín de mi comunidad y haber arrancado a cuajo cuatro cogollos floridos.
Ahí no queda todo, no señor. El fin de semana pasado estuve en el pueblo de mi madre, paseando cada tarde al caer el sol, contemplando maravillada la recolección propia de la temporada: todo el campo está ahora en afanosa cosecha de tubérculos, de hortalizas, y ese oleaje de tierra removida me deja embriagada. No puede ser que tanta belleza despierte en mí las ganas de apropiarme de lo ajeno. Pero sí. Cuando ya casi se ha puesto el sol del todo y los hombres y mujeres del campo abandonan sus huertas, dejan una estela descuidada acá y allá, como al tuntún, y ese desbaratamiento me llama poderosamente la atención. Así que ahora también robo patatas; en cada paseo, cuatro o cinco, que meto en mis bolsillos para que no se note mi desvergüenza.
Para las gentes del pueblo podrá ser escandaloso, y pueril; ya quisiera yo explicarles, si me pillaran, que los que somos de ciudad encontramos irresistible tomar estos frutos de la tierra así, de primera mano; olerlos, quitarles la tierra y volverlos a oler. Llegar a casa y comerlos con la satisfacción de la aventura.
De vuelta a casa pisoteo, sin querer, a otras compañeras de profesión, furtivas como yo: varias hileras de hormigas - se podrían contar a miles - arrastran sobre sus cuerpecitos otras miles de pipas de girasol que han descubierto junto al camino, en un montón gigante y negro como la noche.



19 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

Es el encanto de lo prohibido, amiga Mery.
Un abrazo.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Ten cuidado, como están las cosas, no sea que te relacionen con los brotes verdes, de ahí con la política y de la política con el caso Gurtel. Un abrazo desde Lovaina, donde mansamente llueve.

José Miguel Ridao dijo...

Haces bien en confesarlo, Mery, así la cosa no irá a más, y además hemos podido disfrutar de tan encantador relato.

Un beso.

Mery dijo...

Sombras: si, la atracción irremediable de lo prohibido. El caso es que no vaya a mas.
Un abrazo

Antonio: detrás de tus cristales llueve y llueeevee. Qué suerte la tuya.
Descuida, la política y yo estamos muy, pero que muy reñidas.
Un beso desde la capital de este
reino

José Miguel: tu sí que eres un encanto cada vez que asomas por esta ventana.
Un beso y buenas noches

Javier de Navascués dijo...

Como aficionado a la jardinería, me identifico... ¡pero no sé si te invitaría a mi jardín! En cualquier caso, muy divertido.

Lansky dijo...

Sólo estás celebrando el tiempo de la cosecha, el equinoccio, no es que robes...pero procura que no te vean

Miroslav Panciutti dijo...

¡Qué barbaridad! ¡Qué feo vicio! Seguro que, además, pirateas por internet. Cuánto han caído los más elementales principios éticos. En fin, ya sabes, restituye lo robado y reza tres padrenuestros y tres avemarías. Ah, y si haces una buena tortilla de patatas, avisa. Un beso.

José Ignacio dijo...

Tu moraleja me obliga a repensar algún concepto adquirido. Confieso que me molesta observar como personas se apropian de lo ajeno ( me refiero ahora a cosas como comentas). Entiendo que cuando un agricultor cultiva su campo si todos los ciudadanos turistas despistáramos una pequeña cantidad la suma sería importante. Es como tirar un papel en la calle, uno pasa, pero si todos lo lanzamos en el mismo lugar sería terrible.
Ahora introduces un punto vista interesante los humanos copartícipes de la naturaleza.
Me falta encajar nuestro sentido de la depredación.
Besos.

enrique dijo...

Eso es nocturnidad, alevosía y reincidencia.
Pero estas tres circunstancias agravantes, mejor que en el código penal, en tu caso encajan en la pura literatura...

Parsimonia dijo...

De una simple anécdota generas belleza con tus palabras.
Mi abuela también es ladronzuelilla, pero por temporadas. Asalta los naranjos en flor cuando es primavera y se lleva azahares para hacer té.
Besos.

Mery dijo...

Javier: descuída, aún sé mantener las formas y no robo en casas particularess. En todo caso, te pediría un par de flores. Un abrazo

Lansky; me gusta lo que dices de celebrar la cosecha. Así mirado suena hasta bonito y falto de culpa.
Un abrazo

Miroslav: por ahora no hago descargas ilegales ni otro tipo de latrocinios. Mi sentido de la culpabilidad sería insoportable para míi misma. Ay, esta condición humana.
Un beso

José Ignacio: entiendo muy bien ese sentido depredador del que hablas. No está bien el acto en sí, aunque se trate de flores casi secas o de cuatro patatas caídas al descuído. Por eso entono mi mea culpa.
Un beso

Enrique: asumo todos los agravantes, hasta se le podría añadir "vagos y maleantes". Te agradezco que hayas encontrado el texto bonito, de verdad.
Un beso

Parsimonia: recuerdo que un día comentaste lo del azahar en el té. Y comprendo a tu abuela: tener esa flor casi en la palma de la mano es completamente irresistible.
Muy amable tu comentario, morena.
Un beso

Gracias a todos por vuestra visita y por ser tan comprensivos con mis faltas.

El Deme dijo...

Me hubiera quedado más tranquilo si hubieses escrito una patata, pero veo que son cuatro o cinco y, chica, la cosa me preocupa ya.

Max dijo...

La cleptomanía forestal debería estar galardonada (hoy en día, en que la afición a tomar prestado lo ajeno es toda una religión para los múltiples estamentos en los que sobrevivimos), con el PREMIO AL BUEN GUSTO.
Gracias por premiar a tus lectores con tan divertido relato, me ha encantado.

Bsss cleptómanos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo tuyo no lo contempla el seguro de la vida, pero me apunto a ello.

el peregrino gris dijo...

Permíteme que te exprese mi admiración por lo bien que escribes, ha sido una delicia leer este pequeño relato con ese aroma exquisito a JRJ, me ha parecido a mí. Un abrazo

Mery dijo...

Deme: qué guasón eres. Un abrazo

Max: lo que dices no es ninguna tontería, esta hartura de corrupción política y demás deshonras bien vale unos hurtos florales. Gracias por tu amable comentario.
Un abrazo

Javier: ya que me dedico a la sisa de hortensias, elige otra cosa. Así variamos.
Un abrazo

Peregrino: me dejas ruborizada con tus palabras, pues encontrar un paralelismo con JRJ en mi relato de llena de orgullo y mucho pudor.
Gracias, no sé si tienes razón o no, pero me has elevado a los cielos.
Un abrazo

José Ignacio dijo...

A parte de los conquestas te decía que introducías otra tema interesante. Landski lo apunta. En la naturaleza muchas cosas surgen de manera espontánea y son gratuitas y para compartir.
Hasta pronto

pe-jota dijo...

Con el precio que se gastan las floristerías y ya no digamos el mercado, no me extraña, así que tu tranquila, que lo que es de España es de los españoles.

Bolero dijo...

Son robos bonitos