sábado, 12 de marzo de 2011

La hache y un poco de Machado


Japón convulsa entre el cieno y el fuego, en alerta nuclear, maldita por tierra mar y aire.
Libia asomada al abismo hace tantos días que parece imposible de soportar.
El hombre aguanta mas carga de la que imagina ni en sus peores pesadillas; los cuatro jinetes bíblicos no pueden cabalgar juntos porque el camino se descompondría bajo su trote.
.....................................
Y yo preocupada porque ultimamente tiendo a poner hache intercalada en toda palabra que lleve x : exultante, eximio, execrable... A todo quiero ponerle H. Por huevos.
.................................
Para ovarios los de algunas mujeres a las que tragó la tierra y la mala uva : Clara Campoamor, Victoria Kent...Casi siempre desdeñamos lo que desconocemos.
Tenía razón Machado:

Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.
El sol va declinando.

12 comentarios:

Madame X dijo...

Exhaustos los ojos y los oídos de ver y escuchar tanta miseria humana, con o sin catástrofes naturales. Y exhaustas de ir y venir, atrapadas entre el vestidor, la calle y la butaca de los sueños [agotados algunos]… No me extraña que veas haches por todas partes. A lo mejor lo que necesitamos es un HACHA. El hacha de doble filo de las Amazonas.

Un beso de domingo.

Mery dijo...

Madame, tu siempre tan aguda. El filo de tu hacha mas lo quisieran muchos.
Un beso y que descanses

Sombras Chinescas dijo...

No es extraño que la hache se cuele en todas las fiestas: ocurre por ser tan discreta y montar tan poco ruido.

Un abrazo.

enrique dijo...

Creo que tienes permiso expreso de la RAE para poner las haches donde te plazca.
Faltaría más...


kophocab

¿ves?

Manuel Amaro dijo...

Aunque escrito tiene poca gracia, te dejo un chiste...

-Papá, papá, ¿horchata se escribe con h o sin h?
El padre levanta la mano, con la vena del cuello toda hinchada.
-¿Quince años en el colegio y ahora me vienes con si horchata se escribe con h o sin h? ¡Yo es que te fostio la cara!
¿Pues cómo se va a escribir, so lerdo?
¡Con hache! ¿No ves que si no, sería horcata?

XD

Esto..., lo siento.

Mery dijo...

Sombras, la H es como dices, discreta, pero como el cero, indispensable.

Enrique: lo que pasa es que me gusta ser escrupulosa con la ortografía, casi soy mas dura conmigo misma que lo sería la RAE. Pero gracias por tu licencia.

Amaro: aunque el chiste es algo viejete, te agradezco el soplo de alegría. Las risas nunca sobran en una casa.

Un beso a los tres y buenas noches

Olga Bernad dijo...

Haga usted con las haches lo que le parezca, recordar esos versos de Machado (y esas mujeres olvidadas) es más importante. Y casi nadie lo hace. Creo que las nuevas generaciones piensan que tienen los derechos que tienen por lo monas que son... Si ignoramos que en 1975 ni siquiera podíamos abrir una cuenta bancaria o viajar al extranjero sin permiso de padre, marido o tutor legal, empezaremos a perdernos.
En fin.
Un beso.

Mery dijo...

Olga, a veces , muchas veces, me sorprendo de que la gente joven se aburra cuando hay tanto que aprender del pasado. Sólo con echar un vistazo por internet, que nos lo pone tan fácil, se pueden conocer datos de nuestra Historia interesantísimos; ojalá nos diera a todos por hurgar un poco mas en el origen de nuestros logros actuales.
Dentro de poco voy a publicar una entrada de un personaje de la República, también olvidado.

En fin, como bien dices...
Un beso y que tengas buen día

Sara dijo...

No sé qué habría sido de mi vida sin esas mujeres... y sin Antonio Machado. Gracias por recordarlos aquí.

Sara dijo...

Jo, y yo sin enterarme de que esas palabras se escribían ya sin hache... Un abrazo.

Mery dijo...

Sara: dices una verdad como un templo y por eso no me resigno al olvido de tanta gente indispensable.
Y gracias por tu guiño humorístico del final
Un abrazo

pe-jota dijo...

Tal vez sea H de hacha, parece que todo tipo de armas andan en alza, pintando un futuro más que incierto. Crisis como sinónimo de cambio y renovación, pero quién está dirigiendo esta situación en un mundo carente de rumbo e ideales.