domingo, 20 de marzo de 2011

Si me preguntan qué

Si me preguntan qué no quiero
diré: un angel sin rostro,
una película de miedo,
ceños fruncidos, bocas sin risa.
Diré que no quiero el escándalo
de una mente obtusa,
ni las manos vacías
del quejica eterno.
Tampoco el cateto voluntario,
ese que no sale de sí mismo
por no dar la vuelta a otros mundos.
Holgazán inerte, ascuas sin fuego.

Pero si me preguntan qué quiero
diré, sin dudar, que las mañanas y sus horas,
el gris de la tormenta,
la quietud de una siesta.
También diré que un beso a tiempo
o a destiempo ¡qué importa!
y un té verde de jazmín
mientras contemplo la niebla.
Un viaje a Oriente y Occidente,
una travesía entre pupilas
de mares desconocidos.
Y, pensándolo bien, ahora quiero
-sé que quiero-
poemas a bocajarro.

8 comentarios:

Madame X dijo...

Como la primavera, la poesía se ha instalado definitivamente en tu casa. De lo cual me alegro, por que me encanta tu sentido lírico.

Ay, sí, poemas a bocajarro.

Un besazo, morena.

Manuel Amaro dijo...

Mejor no desear.
Un abrazo, querida Mery.

Pet dijo...

Qué bien que sabes lo que quieres. A por ello entonces...

José Miguel Ridao dijo...

Pues los poemas a bocajarro crean adicción. Éste te ha cogido inspirada. Espero que nos descerrajes muchos más. Un beso.

enrique dijo...

Ya sabes que Ortega decía que lo más importante del ser humano se hacía siempre por razones líricas...

Respecto a un viaje a Oriente, el próximo lunes saldrá en mi blog una entrada sobre un diario de un joven estudiante de filosofía y un crucero por todo el mediterráneo en el año 1933.
Libro recientemente reeditado.

Mery dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras en esta entrada.
Una tiene estos arrebatos líricos y, como dice J.Miguel, los descerraja caigan como caigan.

Sé a qué estudiante te refieres y me alegra saber que ha sido reeditado. Me voy a hacer con él porque estas impresiones de Marías en su juventud siempre las he querido tener cerca.

Un fuerte abrazo a todos

Esther dijo...

Genial!

Darcy dijo...

un té verde de jazmín
mientras contemplo la niebla.
Un viaje a Oriente y Occidente...

Me quedo melancólicamente perplejo, como diría P., al leerte, y eso es bueno y eso es puro Otoño...