sábado, 20 de septiembre de 2008

Memorias, confesiones, autobiografía, diarios ( II )


Decíamos ayer...
que es difícil interceptar los circuitos neuronales del escritor que decide publicar su vida. No olvidemos que publicar es "hacer público algo".
Nada sabemos de sus intenciones primigenias y mucho menos de la evolución de la pluma sobre el papel, si tenemos en cuenta que rara es la ocasión en que uno acaba escribiendo finalmente lo que deseaba en el momento de concebir la idea. ¿Cuántos autores se han quejado de la voluntad propia que va adquiriendo su texto, sorprendidos del caprichoso devenir del desenlace?

Supongamos entonces un esfuerzo sobrehumano en aquéllos que han decidido, libremente, sacar a la luz sus trasuntos, un rebuscar en sí mismos y en los otros, en constante ejercicio de desecho y asombro, de dulces fresas y amargos pomelos, de aquí me callo, aquí corro un tupido velo.

El cómo quiera llamarle cada uno a este su jardín albortado, dejémoslo a su antojo. Nada importa a quien lo lee. En todo caso yo les agradezco esas frasecillas en segunda línea con que decoran la aridez del título: Una vida presente. Memorias (J.Marías) . Confieso que he vivido. Memorias (P.Neruda)Poesía y Verdad (Goethe), entre otros.

Hoy me quedo con las sabias palabras del filósofo Julián Marías:
"Hoy, 14 de julio de 1988, me decido a volverme sobre mi vida e intentar contarla y expresarla; es decir, revivirla./.../ He recordado muchas veces lo que Ortega dijo acerca del deber de comunicar la sabiduría sobre la vida concreta, la ciencia vital por excelencia; es poco generoso, decía, no devolver esa vida a la vida./.../ Escribir unas memorias es increiblemente difícil. En primer lugar ¿cuándo empezar? Siempre parece demasiado pronto. Pero si se aplaza demasiado, llega la muerte y se frustra el deseo./.../ Al hablar de uno mismo hay que hablar de otras personas, y es dudosa la licitud de ello; pero es necesario /.../ Y en cuanto a la memoria, es evidente que es selectiva, que se nutre del olvido. ¿qué se recuerda, qué parece digno de recordarse, es decir, memorable?
Cuando el hombre maduro o viejo se vuelve sobre su vida pasada e intenta contarla, es inevitable que lo haga desde su perspectiva actual; pero esto, claro es, falsea la realidad. Es menester evocar el pasado reconstruyendo, no ya la circunstancia en que aconteció, sino sobre todo el yo, el quién lo hizo. Si no se consigue, todo se convierte en una falsificación...Esto quiere decir que se trata de una empresa casi desesperada; pero el que hago sea imposible no quiere decir que no sea necesario. Reconstruir la propia vida puede ser necesario para acabar de poseerla, acaso, en cierto momento, para poder seguir viviéndola".
/.../

Feliz fin de semana a todos.

15 comentarios:

enrique dijo...

Esas son las palabras de Julián Marías al comienzo de sus memorias. Te atrapan desde su mismo comienzo. Yo ya las he leído tres veces.
Espero que estés disfrutando de su lectura o que lo hayas hecho ya.

Octavio dijo...

No olvidemos, en cualquier caso, que el escritor es siempre un mentiroso. Por cierto, Mery, he vuelto. Gracias por tu interés en mis andanzas...

Compartimos? dijo...

La sabiduría de Julian Marías nos enriquece permanentemente.
Siempre me han interesado estas cuestiones de percepción, memoria, cultura, historia, ideologías.....
Es complejo rememorar.
Relatar el antesdeayer desde el hoy.
documento, ficción? o ambas.
Hasta pronto

Amanecer dijo...

Siempre tus escritos me dejan, un gran aprendizaje, y unas ganas de seguir aprendiendo.
Buscarè algo de Juliàn Marìas.
para conocer màs de èl.

Gracias Mery!!!

Besos y muchos màs.

pe-jota dijo...

Julián Marías, hace un perfecto ejercicio de análisis de aquello que siempre asalta al lector a la hora de enfrentarse a la lectura de unas memorias.

Bolero dijo...

"La memoria es un alimento y también un veneno".Palabras de Eduardo Galeano , un escritor uruguayo.
Encantada de volver a saludarte Mery

enrique dijo...

amanecer: Julián Marías escribió cerca de 70 libros y miles de artículos y ensayos.
Tienes delante tuya la magna obra de uno de los pensadores mejores que hemos tenido, de uno de los españoles más dignos, independientes y veraces de nuesto siglo XX.
Disfruta!!

El Deme dijo...

Todas las vidas tienen cosas que contar, lo magistral es cómo contarlo para atrapar al lector. No hay vidas más interesantes que otras, sino cómo se expresan esas vivencias, cómo se mira lo cotidiano para hacerlo único o viceversa.

Amanecer dijo...

Enrique: Gracias por tu informaciòn, sobre Juliàn Marìas, despuès de tan amplia informaciòn estoy segura que lo disfrutarè.

Gracias!!
Besos y muchos màs.

PD. Lo siento Mery, haber tomado tu casa prestada para dejar comentario, para Enrique.
Besos Y mis muchos màs, para tì tambièn!!

ONDA dijo...

Preciosas palabras de Marías, yo ahora estoy con la rebelión de las masas.
Lo comencé a raíz de mi entrada sobre "Atrapados en el Tiempo".
Muchas de las reflexiones de Ortega son aplicables al día de hoy de una manera escalofriante. Paris año 1937.

Cuidate.
Creo que Trapiello no acierta en su teoría y es fundamental el entorno y circunstancias cuando hacemos algo y luego al revivirlo podemos hacer un juicio critico pero cuando actuamos lo hicimos en otras circunstancias.

También la autocrítica es fundamental. En España eso no se estila.

Cuídate

Sombras Chinescas dijo...

Dos de mis citas favoritas ( y aparentemente contradictorias) respecto a los escritores y la realidad:

Paul Auster, en Leviatán, pone en boca del protagonista las siguientes palabras: “Después de escuchar a Sachs en el bar, supuse que había escrito una primera novela convencional, uno de esos intentos apenas velados de novelar la historia de la propia vida”.

Decía Raymond Chandler, el gran maestro que supo llevar a cabo el milagro de elevar un subgénero a la categoría de arte: ”Los escritores son todos unos proxenetas. Prostituyen lo que ven y a la gente que conocen y le dan una vida nueva en un libro, negro sobre blanco”.

Como conclusión: ninguna obra es fiel a la realidad, pues el escritor es, cuando menos, subjetivo, ni tampoco es del todo ajena a esta, ya que el autor no vive en una burbuja y forzósamente ha de estar influído por lo que vive (y por lo que lee).

Saludos.

"Isabela" dijo...

Hola MERY:
Pasaba por aquí...,por causalidad.

La verdad es que en un principio por "La voz a tí debida",que me acompaña desede los 14 años...

Quería felicitarte por tu blog y quería también decirte que mi vida se reconstruye a cada instante...

Un beso grande
Isabela

Mery dijo...

Creo que todos estamos de acuerdo en que las paabras de J.Marías son un espejo de su enorme sabiduría, y, por tanto, mucho mas acertadas que las de Trapiello (en mi anterior entrada).
Tengo que agradeceros vuestras citas y aportaciones; una vez mas aprendo de vosotros, gracias a Dios.

Enrique, Amanecer, Octavio, Onda, Compartimos,Sombras, Deme, Bolero, Pe-Jota, Isabela...
Un abrazo a todos

Víctor González dijo...

A mi juicio, fabulamos hasta cuando narramos lo que estamos viendo. En cualquier otra circustancia mucho más.
Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muy buena esta serie sobre los géneros del yo. Un abrazo.