jueves, 5 de mayo de 2011

Los árabes, los números, la música



Tengo pendiente hacerme con un ensayo recién publicado, Los Arabes, del profesor Eugen Rogan, experto en Historia Árabe en la Universidad de Oxford.
Puede que en sus ochocientas páginas encuentre la raíz de su Historia, su cultura, su saber y su sentir, ahora que una oleada de rebelión sacude sus vastos territorios, fluctuantes y conflictivos desde sus orígenes. A propósito de orígenes, algún día hablaré del libro que tengo actualmente entre manos, una biografía de Gertrude Bell, figura fundamental en Oriente Medio a principios del s.XX, aunque las pompas y el reconocimiento posterior se los llevara Lawrence de Arabia.

Pues bien, con el asesinato de Bin Laden bien caliente en el horno de la actualidad, he estado pensando en esas casualidades -o no- de la Historia, de los significados de los hechos en sí y su simbología. Así me encuentro con que el número 1 tiene una estrecha relación con acontecimientos convulsos relacionados con el mundo árabe (y si se quiere puntualizar, "islámico"). Los atentados en EE.UU. y Madrid ocurrieron un día 11, la muerte de Bin Laden, un día 1 y las revueltas que están poniendo patas arriba tantos Estados, están ocurriendo en el año 2011. Si me remonto a nuestra Reconquista , se inició en el año 11 del s. VIII.

En medio de esta confusión social, antesdeayer el Maestro Daniel Baremboin llevó a Gaza la Concordia sobre las alas de la música de Mozart. El coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Robert Serry, presentó el concierto y lo describió como “un gesto de arte, humanidad, amistad y armonía".

Conviene creer en el poder curativo de las Artes, igual que creemos en la exactitud y significado de los números. Muchos de mis momentos de mayor felicidad los encuentro entre el patio de butacas de un Auditorio, tal como refleja mi anterior entrada. Ojalá- Oh Alá- sienta así la humanidad toda. Cuántos disgustos nos ahorraríamos.

11 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

lamento fastidiar tus cábalas, pero los musulmanes se rigen por su propio calendario, lunar de 360 días, y que arranca desde la hégira, por lo que es posible que ne las citadas fechas no aparezca un solo uno.

Saludos.

José Miguel Ridao dijo...

Yo no creo en la cábala, pero sí en la potencia de la música como factor unificador, que trasciende culturas. La labor de Baremboin es admirable. Ojalá sirva para aplacar a los radicales, aunque me temo que es una labor titánica.

Un beso.

Curioso: la palabra de verificación es "beleremb", recuerda a Belem, Belén.

Mery dijo...

Sombras: no tengo ninguna demostración científica que avale la Cábala, ni lo pretendo, como tampoco creo que nadie, conscientemente, planee un atentado, un ataque, etc, por el hecho de ser tal día.
Sólo me asombré al constatar que el nº 1 coincidía en hechos destacables por su violencia, como si, de alguna manera, ejerciera un poder oculto incitando al ser humano en su faceta mas agresiva.

Pero ya digo, elucubraciones motivadas por la casualidad. Otros medirán la posición de los astros y hallarán coincidencias parecidas, quién sabe.
Un abrazo

José Miguel: tarea titánica y utópica, no me queda mas remedio que ser mal-agorera ante los hechos. Lo que no quita para que sea digno de admiración y aplauso tanto Baremboin como cualquier otro que lleve su paloma de la paz donde sea preciso.
Y lo de belerem...huy...Oriente nos incita a que le prestemos atención. ;-)
Un abarzo, sevillano

Pet dijo...

Cabala? Pues a mi me ha parecido una de las viejas Oeste, con el "sherif" Obama acabando con el forajido y todos celebrandolo en el Saloon con las botas y cartucheras puestas. Me quedo con Baremboin.

Sara dijo...

Una entrada preciosa, Mery. Hablando de tareas titánicas y utópicas, ayer me acordé de una cita del recien desaparecido Ernesto Sábato: "Sólo quienes sean capaces de encarnar la utopía serán aptos para el combate decisivo, el de recuperar cuanto de humanidad hayamos perdido". Maestro Barenboim con mayúsculas, si señora. Hace tiempo que no escucho un concierto en el Auditorio de Madrid, ni en el Maestranza de Sevilla. ¡Cómo echo de menos esas noches de música! (pero entradas como ésta me hacen soñar...)
Un abrazo.

Mery dijo...

Pet: la Música siempre.
E insisto en que yo no hablo de Cábala en absoluto, que eso son palabras mayores y yo desconozco su difícil entramado.
Un abrazo

Sara: siempre tan amable.
Las palabras de Sábato emocionan..."recuperar cuanto de humanidad hayamos perdido".
Ojalá puedas recuperar pronto esas veladas musicales que tanto añoras.
Un beso

pe-jota dijo...

Creo que aunque pongamos toda la buena voluntad del mundo, siempre habrá un exaltado dispuesto a tensar las cuerdas al máximo, el odio vende, es triste. Para colmo de males la sociedad no busca informarse, sólo atiende a las hamburguesas que lanza la caja tonta.

Gracias por la referencia bibliográfica.

Mery dijo...

Pe-Jota: yo te recomendaría ambos libros, el de Los Árabes y la biografía de Gertrude Bell (La Reina del Desierto).

Un abrazo

Mery dijo...

Mas datos sobre el día once: terremoto de Japón, 11 de febrero. Terremoto de Lorca, 11 de mayo.

Madame X dijo...

Sobre los árabes me gustaría leer algo que hubieran escrito ellos...

Jolines con el 11.

Mery dijo...

Madame: tengo por ahí un libro titulado "Las cruzadas vistas por los árabes" ¿te animas?