domingo, 22 de abril de 2012

"Varios"

Cuando escribo "varios", sea en la situación que sea, siempre me acuerdo de ese caradura cuya suegra invitó a unas vacaciones pagadas en un pueblo costero. Hotel para hija, yerno y nietos, incluídas las comidas. El tiparraco le pasó una cuenta detallada de los gastos con un apartado de "varios" en los que íban incluídas sus copas de coñac y whisky, seguramente de las marcas mas caras. Toma castañas.

......

Hace poco salí de compras -¿una mujer de compras? ¡qué raro!- y de repente me topé con el mundo al revés. Una tienda regentada por chinas y las dependientas TODAS españolas.
......

Se me atragantan los telediarios de cabo a rabo, no lo puedo evitar. La crisis me pone mal hígado, el tema de Siria me da vértigos, me siento desfallecer con el gobierno y la oposición. Y lo que me hace vomitar sin remedio es pensar de qué manera nos manipulan el criterio y la opinión. Por mucho que nos sintamos autosuficientes y lúcidos ¿cuántas cosas se nos ocultan y con cuántas nos machacan sin piedad? Yo ya no distingo mis propios pensamientos de los ajenos...no sé ustedes.

......

Es domingo. Lo mismo salgo a tomarme unos "varios" a ver si se me pasa.

6 comentarios:

Marqués de Zas dijo...

Pues sí, tal y como está el país lo mejor es apagar la TV, y dedicarse a tomarse unos "varios" y alternar con los seres más inteligentes que nos rodean, osea, nuestro perro y nuestras plantas.

Un beso.

Miroslav Panciutti dijo...

Me ha gustado eso que dices de lo que cuesta distinguir los pensamientos propios de los ajenos. Al menos todavía te das cuenta de que te están inoculando "ajenos", no como la mayoría de nuestros conciudadanos que ya sólo "piensan" de prestado. Hay que dejar de ver la tele (empezando por desintonizar Tele5), leer con reservas los periódicos, buscar opiniones independientes y, sobre todo, argumentadas (internet es casi la única tabla de salvación que nos queda). Es urgente y vital que nos esforcemos en recuperar nuestra autonmía de pensamiento, nuestra capacidad de raciocinio crítico. Y se trata de un esfuerzo tremendo, porque desde luego están empeñados en idiotizarnos (lo han logrado ya en una inmensa proporción), condición imprescindible para que sigamos yendo, sumisos como borregos, al matadero al que nos conducen.

Mery dijo...

Marqués: muy sabio, nadie como nuestros perros y plantas. Jamás nos engañan ni nos decepcionan.
Un beso

Miroslav: gracias a Dios tenemos internet, donde el buceo es incesante y variopinto. Hay tantas páginas que consultar de tantos países, webs científicas, literarias... Todo un privilegio de nuestros días que nos compensa de la saturación manipuladora.
Un beso
Y buen domingo a ambos

Javier Arnott Álvarez dijo...

Abonados a los varios, ahora es una necesidad para intentar sobrevivir.

Álvaro dijo...

Es tan difícil tener certezas en este tiempo, que uno añora la ingenuidad infantil ante el mundo que nos rodea. Nunca pensé que mi capacidad de sorpresa derivaría a estos términos. Como tú, a veces prefiero abandonarme a los "varios". Un beso

Olga Bernad dijo...

La dificultad para atesorar certezas agota, pero al menos ser consciente de que, de las que poseemos, algunas pueden estar manipuladas, no es poco. La seguridad de algunos me resulta a veces un poco ofensiva, como si todos estuviésemos engañados menos ellos. Muchas veces pienso, como tú: ¿estaré engañada? Es incómodo pero necesario.
Un beso.