miércoles, 11 de abril de 2012

A veces


A veces me entusiasmo tanto con un libro que lo leo lentamente, dilatando al máximo el final, aunque tenga 600 páginas. Y tengo la sensación de que, cuando lo acabe, no querré leer ningún otro en mucho tiempo.
A veces mi perrita me mira muy fijo, como si me quisiera decir algo. Me pregunto si en esos momentos me quiere tanto como yo a ella.
A veces me pongo delante del ordenador queriendo ordenar mis ideas. Ante la pantalla todo fluye sin previo aviso o me quedo atascada en Babia.
A veces me veo llegando a casa a las 5,30 de la tarde, con 12 años, empapadas las piernas y el uniforme del colegio por una lluvia torrencial. Abría la puerta y sabía que todo estaba en su sitio, que todo estaba bien.
A veces soy capaz de devorar el mundo con una fuerza que no sé de dónde brota. A veces no tengo manera de demostrarlo.
A veces me gustaría ser fumadora, mirar abstraída la punta del cigarrillo encendido con ese gesto elegante que observo en las películas.
A veces quiero vivir un tiempo fuera de España, en un país donde mi morenez encaja y desearía aprender sus lenguas con la facilidad de un niño.
A veces miro por la ventana un día de lluvia y me imagino que estoy rodando una película. Si tengo el día fino desarrollo mentalmente el argumento de cabo a rabo.
A veces soy yo la que mira a la perrita y confío en que me entiende.


13 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

¡Qué bonito! A veces, muchas veces, nos emocionas con tus entradas. Un beso.

Sara dijo...

Una entrada preciosa, Mery.

Mery dijo...

José Miguel, Sara, sois muy amables. A veces una se deja llevar...
Buenas noches a ambos

Pet dijo...

Como si fueras la niña que fuiste siempre, no?

enrique dijo...

Tu morenez encaja.
Siempre.

ONDA dijo...

Serenísima entrada querida Mary. Dime que libro es para contagiarme de tu ilusión¡

Sombras Chinescas dijo...

Lo de fumar, al precio que está, mejor quitárselo de la cabeza: sale más barata cualquier droga ilegal.

Saludos.

Sara dijo...

Eso, Mery, dinos qué libro es...

Mery dijo...

El libro lo comento también en mi entrada, al final: " El museo de la inocencia" de Orhan Pamuk. Una novela serena y dulce.
Un abrazo y buen fin de semana, Enrique, Pet, Onda, Juan Carlos, Sara.

Mery dijo...

El libro lo comento también en mi entrada, al final: " El museo de la inocencia" de Orhan Pamuk. Una novela serena y dulce.
Un abrazo y buen fin de semana, Enrique, Pet, Onda, Juan Carlos, Sara.

CLOCHARD dijo...

Estimada Mery:

Esos a veces suenan a la musiquilla celestial que intuyo es condición sine qua non vivere para tí. Precioso, el libro, la perrita, la lluvia, las imágenes, el tiempo, el azúcar de una delicada prosa. Gracias.

Un abrazo.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Entender no se si nos entienden, pero realmente lo parece.

Mery dijo...

Clochard: gracias a ti, porque eres muy amable y delicado en tu comentario.
Un abrazo

Javier: ¡cuánto que aprender y que observar de los animalitos!
Sé que hablas con conocimiento de causa.
Un abrazo