martes, 4 de marzo de 2008

El Efecto Mariposa


Voy a meterme un poco con ese especimen humano que las mujeres tenemos por costumbre amar, con frecuencia enfrentado y adverso, incomprendido, ajeno, insensible, primitivo y primario, cazador paleolítico desfasado del siglo XXI, cretino, ausente, vividor, egoísta, egocéntrico, falto de delicadeza, falto de detalles, orgulloso, vanidoso, inmaduro, mujeriego, pendenciero, desaprensivo, incauto, intolerante........., no sé si me dejo algo. Aunque así sea, ya van sobraditos con esta sarta de gloriosos calificativos que habrán provocado, cuanto menos, una mueca de profundo desagrado en las miradas masculinas que anden por aquí posadas. Sólo me falta de fondo a Rocío Jurado cantando a los cuatro vientos " ese hombre que tu ves ahí, es un gran neciooo, un estúpido engreídoooo, egoísta y vanidosoooo, falso, enano, rencorosooo..." Confieso que jamás entendí por qué llamarle enano, pobre hombre, ¿ sería Pedro Carrasco? En fin.

¿ Qué le ocurre a esta chica ? Pensaréis ¿ Qué desalmado (mira, otro calificativo) le habrá roto el corazón ? Nada de eso hay . Hoy no tengo queja alguna de marido, novio, amante, amigo, hermano o padre. Hoy guerreo por guerrear. Como quien canta por cantar.

Aunque suene a desvarío mental, este torrente sin medida viene a colación de un simple hecho, como si del Efecto Mariposa se tratara. Os cuento : el viernes falté a una reunión de trabajo por culpa de unas fiebres repentinas que me dejaron arrastrada como un trapo. Tuve la precaución de mandar, la tarde anterior, varios email de disculpa, en los que solicitaba a su vez un nuevo encuentro para la semana entrante. Los destinatarios eran dos mujeres y dos hombres. He aquí sus respuestas reunidas en ambos grupos:

Las mujeres: " Siento mucho que estés enferma, a ver si se te pasa pronto y descansas el fin de semana. ¿Has cogido frio o es gripe ? Hay mucho catarro ultimamente con estos calores tan extraños que tenemos, en mi oficina han faltado esta semana 4, con eso te digo todo. No te preocupes por no asistir , si te viene bien nos vemos el martes o el jueves por la mañana, elige tu la hora. Espero tu contestación en cuanto tengas ánimos de abrir el correo. Un beso, y que te cuiden mucho."

Los hombres : " Lunes o martes a las 11 estaría bien. Mejórate."

¡ Hala !




16 comentarios:

Un tipo raro dijo...

Es obvia la diferencia en cuanto a el tono del mensaje. Lo gracioso hubiese sido comprobar que pensaban realmente y que le dijeron a la persona que tenía delante tanto hombres como mujeres.

Puestos a desplegar tópicos, me imagino algo así como:

Mujeres: "¿Y esta de que va?, enferma, enferma... seguro que estuvo hasta las tantas de pingoneo y ahora nos viene con excusitas.. o a lo mejor es que se pilla la mañana para irse de compras, si nada más hay que verla, ¿viste el modelito que me trajo el otro día?

y claro, ahora nosostras a rehacer la agenda.. como si no tuviera yo otra cosa que hacer..."

Hombres: "eh tu, que mañana no hay reunión. ¿que ha pasado?, yo que sé, cosas de mujeres"

Sombras Chinescas dijo...

Amiga Mery:

La mayoría de los hombres solemos manifestar una elocuencia selectiva y tendemos a ser sucintos en estas cuestiones de intendencia (a menudo me lo reprocha mi esposa)

Ya ves, por mucho que se empeñen en hablarnos de igualdad, es indiscutible que hay diferencias (antes de que me linchen las feministas, que conste que hablo de diversidad y no de discriminación).

Saludos.

Rafael Lucena dijo...

En realidad, esto que sigue (adaptado mínimamente) forma parte un texto que navega por el ciberespacio:
Otro (con algo de paráfrasis sobre la declaración de don Quijote en el 44, II): Ya está bien, mujeres, mujeres que escondéis vuestra hermosura, discreción, honestidad, gallardía y el buen nacimiento, mujeres que para mi escarnio ofrecéis vuestro lado feo, necio, liviano y la peor parte de vuestro linaje, ya está bueno lo bueno de que solo os acordéis de mí cuando el interés os despierta y aviva el fuego interior y, ante la falta de combustible, me pedís una bombona de butano y queréis que os suba la naranja y que además os haga el numerito del repartidor combinado con el de la cocacola. Y es que uno tiene su dignidad, la que yo reclamo ahora, porque no soy objeto cilíndrico, ni campanudo ni diabólico (bueno, algo de los diantres sí anida en mí). Además, como en esta época gano más dinerito, no me hacen falta vuestras propinas ni vuestras limosnas, según vosotras, acordes con la cantidad y cualidad del servicio. Cuando solo quería conquistaros con la fuerza poética de mis versos y disfrutar la pureza de un casto amor... Que no se puede consentir que aquí te pillo y aquí te mato y déjate de zarandajas emotivo-sensuales y vamos a lo que vamos y si te vi no me acuerdo de los sentimientos, las esperanzas, las ilusiones y las rebajas de los escaparates. En fin, mujeres, que sois así, pedernales perdidos y que vais a lo vuestro como si mantuvierais el egoísmo de la adolescencia. Así que he decidido que me concentraré en la Salú; seré paciente, no despertaré sus sospechas sobre mi pasado y conseguiré con mi insistencia que pierda el interés y el arrobo que demuestra por ti, oh tú, viuda del primero, otra que tal baila como las anteriores. Y dicho esto, memorizo el discurso, lo ensayo ante el espejo y, en cuanto tenga arrestos, se lo suelto a la primera de las aludidas con quien me tropiece en el rellano. Porque ya está bien.

Mery dijo...

Tipo raro, muy gracioso tu comentario, le has sacado miga al tema. Gracias por pasarte por aquí, bienvenido.
Sombras, ya ves que hablo de tópicos muy generalizados :de qué nos quejamos las mujeres y de qué se quejan los hombres, claro que si.
Buen dia a ambos. Mery

Mery dijo...

Rafael, tu comentario da para un post propio a desarrollar con tu ingenio.
Quizás yo misma ataque un dia a mi propio género, que tiene también mucha tela marinera.
Un saludo

Pedro Jorge dijo...

La quinta respuesta:

Mery, ¿necesitas que vaya a hacerte mimos?

Madame X dijo...

Jajaja... Mery, no sabes cómo te entiendo. Ellos son de Marte, está más claro que el agua.

Sombras, soy feminista y, mira, estoy de acuerdo en que hay diferencias. Pero eso nada tiene que ver con la igualdad. No mezclemos churras con merinas. Y otra cosa, no vamos linchando a señores por ahí... diría que más bien lo contrario.

Mery... ¿nos vamos de compras? Necesito unos zapatos de tacón de aguja. Ya sabes para qué ;-)

X

WALLACE dijo...

Joder, mery , tu definición ..... atronadora y no dejando títere con cabeza, pero bueno ....es nuestro sino.

Pero como decía el primer comentario de "un tipo raro" , de lo que las mujeres piensan realmente de los semejantes de su mismo sexo a lo que dicen .... habría que tener una maquinita que nos introdujera en sus mentes ( y descubriríamos lo que hay de verdad), pero bueno aceptamos este comentario , no hay otra......

WALLACE dijo...

se me olvidaba, mejórate.....
....sin rencores...


Saludos desde tu misma ciudad....

RIPP dijo...

Mery, me parece que tienes un punto a tu favor. Dime, ¿qué se puede hacer para reivindicar ante ti al género?

Mery dijo...

Pedro, ¿ya estás nadando a toda mecha para venir a cuidarme? Vas a tardar muuuuuucho en cruzar el Atlántico, cuate.

Madame, algún dia habla en tu blog sobre esos zapatos de aguja, será interesante la situación.

Wallace: el dia que me levante guerrera con mi sexo, atacaré también, no creas. Es igual de divetido sacar topicazos femeninos. Y gracias por tus deseos.

Ripp, ¿dices que tengo un punto a mi favor ? Explícame, anda, que no me entero. Y reivindica lo que quieras, hace pocos dias escribí sobre mis reivindicaciones también.
Un abrazo a todos.
Mery

pe-jota dijo...

Mira, yo prefiero las respuestas escuetas, que a mi esos excesos me dan mal que pensar, ummmmm, demasiada información suena a rechifla con sordina, jejejeje

Miroslav Panciutti dijo...

He de admitir que, según el grado de confianza que tuviera contigo y lo liado que estuviera en el momento de contestar el mail, es posible que mi respuesta fuera parecida a la de "tus" dos hombres. Pero generalizar no es muy conveniente y menos si nos tienes en cuenta todas las variables. Por otro lado, aun si esa anécdota fuera generalizable, la conclusión sería que las mujeres son más empáticas que los hombres (la cual suscribo desde mi experiencia), pero endilgarnos esos maravillosos epítetos con los que te despachas al inicio del post me parece pasarse. Que habemos de todo, mujer. Un beso

Mery dijo...

A todo "elemento del género masculino" que asome por aquí, por si se me ofende: no olvidéis fijaros en el título y su explicación, porque el Efecto Mariposa es desmedido siempre con respecto a la causa original. Esos maravillosos epítetos que os dedico son una broma gigantesca, logicamente, (aunque todos llevéis unos cuantos en vuestro carácter). Si, si, como nosotras también. Ya véis que Arturo se burla de nuestras incoherencias y demás defectos.
Un beso a todos y gracias por vuestros comentarios.
Mery

rata perezosa dijo...

Al igual que ocurre con el sexo, los hombres prefieren ir, generalmente, al grano.
Yo, como rata, no puedo hablar con propiedad, pero es lo que se comenta.

Mery dijo...

Rata, mira que erea gracioso. Eres una rata observadora, así que habla con toda la propiedad que quieras.