sábado, 19 de abril de 2008

Angel Ganivet


Leyendo una reseña en la prensa sobre Angel Ganivet, me reprocho lo olvidado que tengo a este personaje que tanto me impactó en mi año memorable de COU. Está visto que el afecto es mutante y olvidadizo y que gracias a Dios algo o alguien acude a golpearnos el corazón para hacernos avergonzar, y rectifcar, que es de sabios.
Ganivet fue una entre las grandes figuras de la Generación del 98, por su pensamiento y su originalísma, aunque no muy extensa, obra. Su correspondencia con Unamuno, recogida en el libro "Sobre el porvenir de España", debería ser lectura obligada para todos los españolitos de bien ( y de mal, que son nuestros políticos) y perdón por mi pesimismo en cuanto a la clase política, pero así lo creo. Para muestra dejo el final de una de esas iluminadas cartas de don Angel a don Miguel:
"Yo creo a ratos que las dos grandes fuerzas de España, la que tira para atrás y la que corre hacia adelante, van dislocadas por no querer entenderse, y de esta discordia se aprovecha el ejército neutral de los ramplones para hacer su agosto....."
En estos dias los restos mortales de Ganivet han llegado por fin a su tierra natal, Granada, tras permanecer incompresiblemente mas de un siglo en Riga, donde se suicidó en 1898, arrojándose de un barco en la segunda y fatídica intentona.
Dicen que había caído en una profunda crisis espiritual que lo llevó a la depresión irreversible. Me apena comprobar cuántas mentes preclaras y quizá demasiado sensibles no son capaces de superar los vaivenes confusos de una sociedad cambiante y en ebullición.
Lo medito y pienso que posiblemente vuelva a ocuparme de este escritor y diplomático en breve, ahora que me he bañado en la espuma de su gusanillo intelectual.
Feliz fin de semana.............

11 comentarios:

pe-jota dijo...

Un nuevo ejemplo de la España desmemoriada más madrastra que madre de sus hijos, que se permite en ciertos sectores criticar el chovinismo francés, cuando lo que aquí nos sobra es burranguería varia y variada.

Antonio Serrano dijo...

Yo este sábado ando, más que ecléctico, algo disperso. Pero a ti te veo un espíritu muy noventayochesco. Reconozco que Ganivet nunca despertó mi interés, que se lo llevaron en gran medida Valle y Azorín.

Rafael Lucena dijo...

Subiendo a la Alhambra, creo recordar que por la Puerta de la Justicia, hay una glorieta, la de Ángel Ganivet, precisamente, donde la vi ponerse de puntillas sobre un pretil cubierto de verdina, para acercar sus labios al chorro de agua de la fuente. Quise guardar ese instante en el siempre de mis recuerdos dándole un tierno abrazo, pero su novio, mi amigo de toda la vida, estaba allí, a mi lado, rojo de sol de la sierra.

Max dijo...

Te agradezco enormemente acercarme a la figura y obra de una perla más de esa generación irrepetible de plumas geniales.
Confieso no conocer su obra, pero la afinidad con D. Miguel, me parece más que suficiente aval para sumergirme en ella.(y más aún tras leer las tan acertadas como sabias palabras de su carta a Unamuno)

Gracias por tu visita y palabras en mi casa.

Encantado de conocerte, y felíz fin de semana para tí también. :-)

Besos

Max dijo...

Has traído mil recuerdos, olores, colores, sonidos, y sabor a huevos estrellados, en un excelente post que acabo de leer un poquillo más abajo

En cuestiones de buen yantar en la Cava, prefiero "La Posada.."


Bssss

Manuel Amaro dijo...

¿Y yo a qué atendía cuando hacía COU?
¡Ah, sí! A las chicas.
Buena lección, Mery. Me ha picado el gusanillo.

Amanecer dijo...

Sabes? siempre es grato venir a tu casa, y salir de ella con un nuevo personaje literario,como es Angel Gavinet,y buscar lectura sobre èl, ya que no lo conocìa.

Gracias Mery! por ayudarme en mi aprendizaje, al visitar tu casa.

Besos y muchos màs.

Mery dijo...

Amanecer, tu me das poesía, yo lo que puedo.

Amaro. yo también miraba a los chicos en COU, ahora que recuerdo.

Max, es cierto que la amistad con Unamuno ya es un aval de calidad, por decirlo de una manera harto comercial. Bienvenido.

Rafa Lucena: adivino un bello recuerdo tras tus palabras; me alegro.

Antonio: es cierto que ando muy noventayochesca, creo que me ha ocurrido siempre.

Pe-Jota: no nos hartaremos de redescubrir personajes enterrados injustamente, ya lo sabes....

enrique dijo...

Ganivet fue el inicio de la generación del 98, tan llena de figuras y tan olvidada en estos tiempos.
Julián Marías apreciaba mucho sus escritos y tiene algún ensayo sobre él.

Madame X dijo...

Pufff, guapa... Si no es por ti, ni me acordaba ya de Ganivet. Es verdad que hicimos un trabajo sobre él... ¿y cuál fue la obra que tuvimos que leer? Dios, que desmemoriada. Y mira que nos gustaban las clases de Literatura. Que buena profe teníamos, ¿verdad? Nos contagió su pasión por las Letras y el Arte. Hay que ver cómo te marca el haber tenido un buen profesor/a...

Pues a mí también me ha picado el gusi -ea-.

[Mira que lo pasamos bien en C.O.U., ¿ehh?]

Besitos.

X

Mery dijo...

Enrique, no sabía lo de Julián Marías, o al menos lo había olvidado completamente. Echaré un vistazo.

Madame: si, dias de miel y rosas. Tampoco recuerdo el libro que leímos.....