miércoles, 30 de mayo de 2012

Fernando Pessoa, Mozart y tontuna

No soy nada,
nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Esto aparte, tengo en mí
todos los sueños del mundo.
F.Pessoa

Escucho una y otra vez el Andante del Concierto para piano de Mozart con la ilusión ilusa de que quizás, algún día...
Dicho y oído lo cual, tengo una tontuna encima impresionante.

8 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Sin esa ilusión ilusa todos estaríamos medio muertos (que
Dios y Mozart y Pessoa te la conserven;-)

Un beso, Mery morena.

Manuel Amaro dijo...

Se está genial con la tontuna encima.

Mery dijo...

Olga: toda la razón, si no tuviéramos sueños, ilusiones, perspectivas de mejora, seríamos zombies descarnados.
Que tus sueños sean permanentes...
Un abrazo

Amaro: eso de tener la sesera temporalmente bajo mínimos tiene su gracia, su estado de gracia, diría yo.
Un abrazo

Javier Arnott Álvarez dijo...

Sí que es verdad, no se necesitamos algo que nos haga espabilar, tal vez apagar la caja tonta y dedicarnos a lo que realmente vale la pena.

Álvaro dijo...

Me gustan tus tontunas; y tener ilusiones ilusas, somos sueños, aunque a veces no sepamos descifrarnos. Un beso

tecla dijo...

Pensaba que la tontuna la tenía yo sola, Mery.
Me alegro de saludarte.

Pet dijo...

Anda ya, que es la primavera!

Mery dijo...

Javier, Álvaro, Tecla, Pet: un abrazo y bienvenidos a la tontuna, quien la tenga, como yo, a ratos.