viernes, 16 de mayo de 2008

Un sueño francés

R.D. es mi amigo de la infancia; puedo decir, por tanto, que ya son muchos los años y las sendas recorridas de la mano, con ciertos intervalos de lejanías o acercamientos que no vienen al caso.

Esta noche he soñado con él (nunca sueño con él). Estábamos en París, ciudad donde reside habitualmente, en una fiesta donde yo era la única española y con escasos conocimientos del idioma, de manera que me limitaba a saludar a quien R.D. me íba presentando y a quedarme pegada a su vera. La música era estupenda, bailábamos incansables en medio del tumulto general y todo alrededor era animación, risas y bebida a discreción.

De pronto pusieron lentos; R. D. me sacó a bailar y me explicó que me había llevado allí para que le ayudara a conquistar a una francesita que se le resistía. Mi papel sería hacer de enamorada que utiliza sus artimañas para atraparlo, y, de ese modo, hacer saltar la alerta en el corazón de la chica. Vamos, que despabilara de su tontuna viendo el peligro de una rival ibérica.

Yo accedía, y comenzaba mi coquetería con él mientras bailábamos: un arrumaco por aquí, una mano en la nuca por allá, un roce de mejillas como si tal cosa, un aleteo de pestañas.......en fin......el juego de seducción en pleno apogeo.
Cuando "la otra" mostró signos inequívocos de haber picado el anzuelo, yo desaparecí de escena y salí a un jardín iluminado por la luna (qué idílicos son todos los parajes en los sueños y qué guapa estaba yo con un vestido azul oscuro, que, por supuesto, no tengo). Me quedé sola y pensativa , hasta que llegó R.D. y me dijo que, bien pensado, no podía seguir adelante en su propósito de conquistar a la chica sin nombre. ¿Por qué? pregunté yo asombrada. Porque cuando la he abrazado no he sentido lo mismo que al abrazarte a ti, ni me besa como creo que vas a besarme tu ahora.
Y, cuando íba a producirse el esperado beso, anunciando el The End de toda película de amor que se precie, me he despertado sin saber qué ocurría con todo este embrollo de Amor a Tres.
Al abrir los ojos he notado aún en torno mío una nube erotizada (expresión que le gustaba mucho a Gil de Biedma) por claro contagio del sueño parisino. Extremadamente curioso, puesto que, en la realidad, hace años rechacé las pretensiones amorosas de este buen amigo.

16 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Tú rechazaste las pretensiones de este amante francés, pero tu subconsciente, no. Y ahí es donde Eros almacena sus proyectos.

enrique dijo...

Los sueños van por su lado...

Sombras Chinescas dijo...

... y es que lo relacionado con las vísceras no suele avenirse a razones.

saludos.

El Deme dijo...

Fascinante sueño, pero si en su momento ese hombre te resultó un poco frío, yo creo que por mucha fiesta parisina que le eches, no es tu tipo. Hija, qué suerte que recuerdes con todo lujo de detalles los sueños, a mí no me pasa.

Counter-Revolutionary dijo...

Ma chère Marie, habrá que conseguirte un vestido azul oscuro, pues. Pobrecillo, ¡les femmes vous êtes mechantes!

Víctor Hugo dijo...

Que bueno que te acuerdes tan bien de tu sueño... eso te permite analizarlo...
Está claro que tu subconciente te está enviando un mensaje muy preciso...
Revisa que te está ocurriendo en tu mundo conciente y lograrás descifrar elmensaje de tu subconciente
jejejeje
saludos!
Víctor Hugo
El HOmbre Imaginario

pe-jota dijo...

Así que tu subconsciente te devuelve la pelota, ??? interesante ¿¿¿, a veces nos negamos a oír otras voces y nos guiamos por la lógica más aplastante, y esta nos acaba aplastando y ZAAS !!!!!, espera el momento para arrearnos en los morros.

José Luis RdC dijo...

¿Y si lo que te excita es esa competencia, que ni siquiera es tal por tu parte, pero de la que sales victoriosa? Él es terreno fácil para ti, te deseaba, y en el sueno quieres pensar que aún te desea, y aunque a ti no te pasara lo mismo te sentías halagada.

Eduardo Flores dijo...

Y yo me pregunto: ¿cómo responde nuestro físico mientras nuestro espíritu se recrea en fantásticas imágenes de sueños?

...por otro lado, ese sueño ha concedido una de esas oportunidades que la vida nos niega. Y nada más (como la canción de Serrat). En épocas, en las que las caricias brillan por su ausencia, alguna que otra vez, he soñado con alguna de esas escenas idílicas, como la que tu describes, con mujeres con las que el trato, en ocasiones, ha sido mínimo. Entonces, cuando despierto, tengo la certeza de haber estado realmente con ellas. Las sumo a una lista mental, de princesas que cayeron en mis brazos. Y no busco más explicación. Los sentimientos, la atracción física,... es todo tan misterioso que por ello, hasta merece la pena vivir, o soñar, o vivir y soñar a la vez.

Un saludo,
Eduardo Flores.

Madame X dijo...

Mon dieu, Mery... Un sueño de lo más curioso, tratándose de quien se trata.

De todas las explicaciones que he leído, creo que el más acertado podría ser José Luis RDC.

A R.D. no le vas a desear en la vida, pero él siempre ha estado loco por ti y, en el fondo, te gustaría pensar que te sigue reservando un huequecito en su corazón. Es algo que nos gusta a todas.

Por cierto, ni se te ocurra ir a París sin mí.

Un beso.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Ay, el subconsciente, qué puñetero es. En todo caso, creo que este sueño te habrá subido la moral, y eso siempre es positivo. Sobre todo porque el subconsciente no suele prodigarse en halagos...

Octavio dijo...

El sueño está bien, pero yo me quedo con el despertar: cuánto daríamos algunos por haber contemplado esa nube erotizada que te rodeaba. Y, sobre todo, por contemplar a la erotizada Mery tras esa nube... Qué peligro tienes, Mery. Un beso (o los que quieras y mandes).

Herman dijo...

Me parece obvio que no querías besarlo, sino sólo confirmar que te desea. Un sueño embriagador el tuyo. Volveré por aquí.

Amanecer dijo...

Algunas veces se dice que son sueños astrales, donde el espiritù sale de tu cuerpo, y viaja hacìa donde deseas o anhelas, o viceversa, la otra persona viene a tì.
Tambièn puede ser un aviso de algo.

Tienes una manera muy especial de narraciòn, que me encanta.
aunque no te deje comentarios siempre.

Besos y muchos màs.

Mery dijo...

Pues si, todos tenéis mucha razón, imagino que es un deseo de permanecer en el corazón de ese amigo.....pura vanidad, mañana me confieso
No estaría mal seguir el consejo de Counter y comprarme el vestido azul. Esto ya es codicia, otro pecado a confesar.
Un beso a todos, incluso a los nuevos, a los que doy, además, la bienvenida.

Manuel Amaro dijo...

Suele ocurrir.
Tu parte racional rechaza algo, pero nunca se está lo suficientemente seguro de lo que podría haber ocurrido o no.
Una vez me dijeron que era preferible no dejar nunca una historia de amor a medias, pues las dudas quedarían siempre presentes.
En fin, es sólo el subconsciente, y es bonito que vaya por libre.
Un abrazo, he estado fuera.
Espero actualizarme poco a poco.