viernes, 6 de febrero de 2009

Diálogo de oficios


Hablaban en mi presencia el encargado de obra y el cerrajero, con la intervención puntual del marmolista:

+/** # " ...... yo te traigo el riel, y cuando lo tengas ya recibido y fratasado, colocas el copete.. ¨`+ = ( & % , {]..€# ......me llamas y ya levanto el muro con las listillas y los malperlanes.

Yo los miraba boquiabierta y pensaba : ¿pero de qué están hablando?

El que llevaba la voz cantante se volvió hacia mí : bueno, eso dependiendo de la opción que le guste mas a la señora. Yo, pillada in albis, no tuve mas ocurrencia que contestar: la segunda opción creo que va mejor.

No sé si habré acertado.


12 comentarios:

Parsimonia dijo...

Uy uy uy uy, cuando hablan así hay que echarse a temblar.
¿Qué ha pasado en tu casa? Parece que se hubiera roto una cerradura, caído una cortina y derrumbado una pared o un biombo, ja, ja.
Que sea leve.

José Miguel Ridao dijo...

¿Y no te pidió un palaustre para enlucir el enfoscao con perlita? Veo que estamos de obra. Así me gusta, creando empleo.

¡Buen fin de semana!

enrique dijo...

A mi me encanta el lenguaje de la construcción...
Seguro que tu opción es la menos mala, al menos...

Olga B. dijo...

Tiene su encanto el lenguaje de la cosntrucción, como dice Enrique. Al menos, tiene el encanto de lo incomprensible... lo malo es que para mí el español está lleno de parcelas chinas: algunas, odiosas; otras, atractivas como una vecina misteriosa. A ver: fútbol, informática, navegación, economía, medicina... construcción. Me pregunto si sé hablar español o simplemente me apaño. Es que la realidad es muy grande, y sólo el lenguaje está a la altura.
Un saludo, Mery. Yo me he sentido así muchas veces. Seguro que acertaste.

Octavio dijo...

Mery, me temo que querían levantarte un muro por listilla, y que sus rieles están prestos para fratasar tu copete, así que cuidadín con estos albañiles, que los carga el diablo.

P.D: Cuando vaya a Madrid te aviso, palabra

Jesús Cotta Lobato dijo...

En estos casos, lo mejor es responder lo que a uno se le ocurra y entonces siempre acierta.

Mery dijo...

Como dice Olga, tenemos varios subidiomas de difícil comprensión: se me ocurre también el bancario. ¿Quién lo entiende? Yo me pierdo siempre con los fondos referenciados de blablala....

Así que tengo dos opciones: o confiarme a lo que salga, como apuntáis alguno, o andarme con cuidado, como me avisa Octavio.
Yo lo tomo con mucho humor, salga lo que salga.
Gracias a José Miguel, Parsimonia, Olga, Enrique,Octavio y Jesús.
Buen fin de semana a todos.

izara dijo...

Un saludo Mery.Nos estamos acostumbrando a no entender y encima nos hacen creer que es culpa nuestra.
Y si no ¿que me dices de la explicacion politica y tecnica de la crisis?
Disculpa mi intromision.

Mery dijo...

Izara, nada de intromisión, al contrario, te agradezco tu visita. Y si, damos por hecho que hay cosas que no entendemos , nos resignamos y seguimos a otra cosa.
En cuanto a la crisis, quizás la entendamos en su totalidad cuando pasen unos años, como ocurre siempre.
Un saludo

pe-jota dijo...

Nunca te dejes torear, si no entiendes algo, que te lo digan a la pata la llana, no son nadie estos !!!

Ya que para evitarse el enfoscado de mortero y su posterior lucido en yeso van a hacerte un fratasado, una mezcla de los dos anteriores y luego te pasan la factura del primero, lo que yo te diga !!!

José Ignacio dijo...

Repetimos en nuestro tiempo la confusión de lenguajes ocurrido en Babel.En aquella aglomeración de personas de diferentes oficios y ocupaciones necesarias para la construcción de una gigantesca torre cada gremio fue adaptando su lenguaje a sus necesidades.
Las necesidades no son las mismas en un gremio de arquitectos, que en el de pulidores de piedra y menos en el de acarreo de material.
Conclusión: No se entendió nadie y tuvieron que dispersarse.
Opino que estamos entrando en una segunda Babel corregida y aumentada.
Deseo que tegas suerte en la elección.
Bsos

Mery dijo...

Pe-Jota, mucho me temo que alea jacta est. También es cierto que el tema en cuestión era de mínima trascendencia, así que...

José Ignacio: muy interesante tu relación con Babel. Ocurrente sin duda.

Un abrazo a ambos