jueves, 26 de febrero de 2009

¿Por qué ella?



Mi querido, queridísimo Hugh:
te hago llegar mi carta antes de que esa bandada de locas fans recientes te acosen en tu Australia natal.
Parece que hubieras nacido hoy para ellas, que sólo te han conocido después de ver tu película con la Kidman. Pero yo te sigo desde antes, cuando fuiste un mago multiplicado en The Prestige, te ví en Kate y Leopold, con Meg Ryan, en Scoop, de la mano de Woody Allen, en todas esas pequeñas cintas en que pasaste desapercibido a los ojos insensibles de tanta mediocridad. Te ví presentado los Premios Tony hace años, y ahora has brillado otra vez en la Gala de los Oscar, bailando y cantando y haciendo reir con tu gracia a los afortunados que te tenían cerca.

Yo te amo desde antes, es decir, desde siempre.
Te lo digo para que lo tengas en cuenta cuando pases por Madrid: yo no estaré entre el gentío que grite a la puerta de tu hotel, muchachas en flor pidiéndote un hijo, porque esas desgañitadas insulsas sólo te buscan por haber rodado Australia en Australia. Yo soy distinta, tu tenlo en cuenta.

Pero me desvío del fin de estas letras, que no es otro que preguntarte algo que me corroe desde que te conozco: ¿por qué te casaste con ella y no conmigo? ¿Qué tiene ella que no tenga yo? En cada foto que os veo juntos me parece tu madre, es grandota y no te pega, aunque sea rubia.¿No te has dado cuenta de la buena pareja que harías con una española morena, bajita, de buen carácter, alegre y melancólica a partes iguales, que se maneja en inglés y en lo que haga falta, que baila como bailas tu y que, encima, tiene un blog?
Pues eso, piénsatelo.
Ahora en Hollywood se lleva lo español y ya conoces a nuestra Penélope. Yo soy igual igual, pero diferente. O sea, igual igual, pero sin Oscar.
Y te seguiré esperando todo el tiempo del mundo.
Mientras tanto, miraré cada noche este vídeo tuyo, segura de que todo aquél que lo vea entenderá tus muchas virtudes y mi loco desvarío.
Tuya afectísima,
Mery

http://www.youtube.com/watch?v=IPgAQ_SW_Wk&feature=related

(Recomiendo verlo hasta el final, no tiene desperdicio)

16 comentarios:

Olga B. dijo...

No he visto el vídeo, no puedo, pero tenía prisa por decirte lo siguiente: mucho mejor tú que ella, ni lo dudes. Lo de ella ha sido cosa de las circunstancias, que a veces están en contra de nuestros planes pero, de haber coincidido en el mismo pueblo, en la misma calle, en la misma casa y en la misma cama, hubiera sido tuyo for ever. Y por amor, of course.
Yo también tengo uno así:-(

Parsimonia dijo...

Viendo el vídeo me da una vergüenza terrible como española la presentación de los Goya por esa personita bajita y vulgar (la Aída de la serie homónima).
Mira que este hombre no me llama mucho, es muy delgadín, pero tiene una sonrisa embaucadora y baila de escándalo.
Los australianos es que son como gentlemen ingleses, pero con aires de forajido, ja, ja. Eso los hace más atractivos, claro.
No sabía que la mujer era esa rubia tan mayor, que algún encanto escondido tendrá, pero si te viera a ti, no tendría nada que hacer.
Te gustan los Hughs, eh? que ya recuerdo una entrada sobre H. Grant, muy gentleman también, pero más sosete.
Si viniera por aquí Edward Norton yo también le escribiría una carta, pero este chico no es de viajar mucho, no.
Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me han dicho las compañeras de trabajo que este varón está para comérselo. Así que date prisa, que otras españolas te están haciendo la competencia. Si hay que votar, voto por ti.

Sintagma in Blue dijo...

Y cuando venga a Barcelona... ¡pa mí!

:-)

José Miguel Ridao dijo...

Pero Mery, si ese pavo no vale un pimiento. ¿Es el de la foto de pseudopensador encorbatado, no? Digno acompañante para la rubia falconcréstica que tiene al lado.

En fin, estoy viendo que voy a tener que colgar un afoto en mi profile.

Hugh Jackman dijo...

Dear Mery: me has convencido. Mañana mismo me divorcio y vuelo raudo a tus amorosos brazos. Espérame, que voy.

pe-jota dijo...

Menudo campo en que te has metido, hay una enormidad de gente suspirando por sus huesos....

Parsimonia dijo...

Mery, tienes un premio en mi blog.
Besotes

Madame X dijo...

Jajaja... Meryyy. Y yo sin enterarme que existía semejante -¿cómo llamarle?- ¿peazo señor? Nena, si está casado con esa desteñida es porque aún no te conoce... Tendrás que echar mano de la ancestral astucia femenina y cruzarte en su camino. Quedaría automáticamente eclipsado por tu morena belleza y de ahí al bote en un coser y cantar.

(Cuidadín con las lobas... )

Manuel Amaro dijo...

Joder, Mery...
...
...pensaba que me querías a mí.
XDXD
Un abrazo, si salgo a comer con mi amigo Hugh, le hablaré de ti.

enrique dijo...

Ya quisiera Penélope ser como tú...

Rio Oria dijo...

Como dicen en mi tierra "está para hacerle un favor", tu por probarlo que no quede, quien sabe igual se aburre de la rubia y ......en ésta vida nada es imposible.
Un beso. Olalla.

Mery dijo...

¡¡Hugh Jackman ha entrado en mi blog y yo con estos pelos !!

Olga: ¿también tienes uno así? Pero ¿dónde, en Australia, como yo? Espero que mas cerca.

Parsimonia: te doy la razón, allí saben hacer bien las cosas, aquí somos mas de andar por casa. En cuanto al otro Hugh, el Grant, no tiene color, me quedo con éste, con ese aire de forajido que comentas, jajaja.

Jesús: gracias por tu voto. Tus compañeras seguro que lo han descubierto hace poco, tal y como lo cuento en esta entrada.

Sintagma: lamento decirte que si viene a Madrid no le dejo ir a Barcelona, con lo que me habría costado la conquista. Bueno, ya veríamos.

José Miguel: me ha encantado lo de la falconcréstica, porque tienes razón, aunque esta mujer es mas maternal. Oye, si lo de tu afoto va en serio, estaré al tanto de inmediato.

Madame: no me digas que no sabías de la existencia de este actor. Para mí que vives en Marte.

Pe-Jota: lo que te digo, mi causa está perdida.

Amaro: pero si no me haces ni caso, he tenido que buscarme un australiano, ya ves.

Enrique: gracias por tu frase de consuelo. A mí tampoco me entusiasma Penélope, pero vamos, que mas quisiera yo tener un algo de lo suyo.

Olalla: esa frase tan castiza es la pura realidad, a mí me encanta.

Un beso a todos. Os avisaré si acabo en Hollywood ( o en Sidney)

Madame X dijo...

Pues no, Mery, no lo conocía. Sólo me sonaba vagamente. ¿En Marte? A veces creo que en Neptuno.

Bolero dijo...

Guapo, guapo, guapo

José Ignacio dijo...

"La miel no esta hecha para los burros".
Solo nos falta saber si ese matrimonio es una operación de marketing.
No dudes que hay sencillos españolitos que estarán encantados de la decisión del gran actor.
Besos