jueves, 12 de febrero de 2009

Parca


Alguien me pidió la hora y aún no me la ha devuelto.
Yo entendí que era un préstamo, el otro, que era para siempre.
Nos malentendimos

19 comentarios:

Parsimonia dijo...

Espeluznante la personificación de la muerte como un desconocido que te abarca sin aviso en mitad de la vida para robarte tus horas infinitas.
Terrible.
Un beso.

Sintagma in Blue dijo...

Perversa es la semántica a veces...

Terpsicore dijo...

No siempre se entiende la diferencia entre dar y prestar: Ya sabes eso del libro...mucho malentendido por la vida..:-( por no hablar de malintencionados.
Un beso, Mery.

Miroslav Panciutti dijo...

Uy, qué miedo. Aunque, ¿cómo se interpretaría esas breves y tan logradas líneas sin el título que las encabeza?

José Miguel Ridao dijo...

La parca es la hora que llega sin preguntar, nos lo anuncia y nos tenemos que ir con ella sin rechistar. No hay malentendidos.
Inquietante entrada, Mery. Te dejo, que ha llegado mi hora... de cenar. Un abrazo.

Mery dijo...

Veo que todos habéis interpretado el título como una referencia a la muerte. ¿No podría significar que soy parca en palabras?
Ay, esos dobles sentidos, el juego que dan.
Parsimonia, Sintagma, Terpsicore, Miroslav, José Miguel: os agradezco los comentarios, siempre tan inteligentes.
Un abrazo y buenas noches

Rafael G. Organvídez dijo...

Pues... Mery, debo ser el único que entendió el sentido "lacónico" del término. De hecho me quedé un poco despistado cuendo empecé a leer los comentarios y vi que todos entendían que te referías a la Parca.
(Por cierto, es algo que me ocurre a veces cuando leo tus entradas: advierto cierta ambigüedad en los títulos que tampoco se aclara del todo en el texto. Ojo, no me malinterpretes. No estoy condenando ese uso del lenguaje. Es más, pienso que puede ser un rasgo de estilo acertado).
Por lo demás, como dices, el doble sentido enriquece el texto.
Un saludo

Madame X dijo...

Ya sabes el dicho popular: Santa Rita, Rita, Rita, lo que se da...

Ahora que he vuelto, espero que la parquedad te dure muy poquito.

Un beso.

enrique dijo...

Yo de las tres parcas me quedo con Átropo; la más pequeña de ellas pero la más terrible...

Rio Oria dijo...

Vaya con la parca, no entendio lo que es un prestamo, se quedo con todo. !Vaya faena!. Un abrazo.
Olalla.

Parca en palabras. Un abrazo.
Ramón.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La parca, la parquedad, la parca muerte. Entrada mortal y parca, impactante.
Besos, Mery.

Octavio dijo...

¿También le das al microrrelato? Ay, proteica Mery, ¿todo lo haces igual de bien? (es una pregunta retórica, que conste).
Besos mil

Mery dijo...

Rafael: chico listo. No me molesta en absoluto tu apreciación respecto a los títulos de mis entradas, de hecho tienes razón en algunos casos, algún dia escribiré sobre ello.

Madame: qué bueno que regresaste al mundanal ruído.

Rio Oria: el doble sentido, si. Un gusto teneros por aquí.

Enrique: te me has adelantado con esos temas; quizás para una próxima entrada.

Juan Antonio: excelente tu jugueteo con las palabras. Gracias, amigo sevillano.

Octavio: no pretendí escribir un microrrelato, la verdad. En cuanto a que si hago o no hago bien todo, dejémoslo en medianías.

Un beso a todos y os deseo feliz fin de semana.

pe-jota dijo...

Por eso el tiempo es algo tan valioso, es de lo único que no disponemos.

Mery dijo...

SI, Pe-Jota, se nos va de las manos y no atiende a razones. Cruel como un amante díscolo.
Un abrazo

Antonio González dijo...

Alguien te pidió la hora
y tú le diste el reloj.
Tú te quedaste en la una
y nunca llegan las dos.

Maru dijo...

Sin duda un malentendido.... debes exigir que te la devuelvan.

besitos

Olga B. dijo...

Parca de solemnidad, Mery. Pensándola estoy:-)
Saludos. Me ha encantado.

Mery dijo...

Antonio: en tí es inevitable que verses, y yo te leo encantada.

Maru: estoy buscando el libro de reclamaciones, pero aún no lo he encontrado.

Olga: un placer tenerte aquí, como siempre.

Gracias a los tres, un abrazo