sábado, 21 de marzo de 2009

Con las maletas cargadas


Si, con las maletas a reventar he llegado a casa después de cuatro dias entre canales, flores y molinos. Las mujeres de la caravana han vuelto a sus hogares cargaditas de regalos para propios y extraños, amén de unos cuantos caprichos para sí mismas, que no todo va a ser pensar en los demás.
El de la foto es un regalito virtual para José Miguel, por dos motivos: por haber sido su santo y porque el artilugio en sí parece que le inspira buenos momentos y buenas entradas, que luego disfruto leyendo.

Es un regalo un poco egoísta, por tanto. Lo siento.
No pude resistirme al ver en preciosa porcelana de Delft un objeto tan desprestigiado, tan innombrable.
Que lo disfrutemos todos (después de que lo recoja su destinatario).

13 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Genial Mery.
Me ha encantado. A José Miguel le gustará muchísimo el regalo.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

¡Cuánto honor, Mery! Muchísimas gracias por acordarte de mí, y no podías haber elegido un regalo más acertado. Mi mujer siempre dice que no sabe qué regalarme, y mira qué facil lo tenía. Estoy por hacer una composición virtual con mi regalo y una foto sedente para mi profile. Corro a enseñárselo a todo el mundo... ¡y de Delft nada menos! ¡Estoy impaciente por estrenarlo! Un abrazo.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Bienvenida, Mery. Hace años viví tres meses en Bélgica (concretamente en Lovaina) y visité a menudo Holanda. Al leer tus entradas de estos días me he acordado de aquellos míos ya tan lejanos. Besos.

Mery dijo...

Javier: bienvenido por este blog. Parece ser que a J.M. le ha gustado el objeto; esperemos el resultado.
Un abrazo

José Miguel: me alegra mucho haber acertado. Espero que el color vaya con el resto del baño, ya sabes que a las mujeres eso nos importa mucho. Buena inspiración te deseo.
Un beso

Antonio: algún dia podrías contarnos algo de tu experiencia por los Países Bajos, seguro que hay material muy suculento.
Un beso

Buenas tardes a los tres y gracias por vuestra visita

Madame X dijo...

Bienvenida a la Patria, Mery. Por cierto, el modelito de la foto es ideal, ideal para una toilette de cortesía.

¿Has compado zapatos en Holanda? Deseando estoy saber qué te has traído.

Te echaba de menos. Un besito.

Parsimonia dijo...

Ideal para escribir entradas con el portátil, ja, ja, aunque le falta la tapa, pero como es para un hombre, no se quejará :D.
Bienvenida de vuelta.
Besos

Olga B. dijo...

Para que veas como son, ya le ha empezado a sacar fallos al regalo en su entrada. Que si no se concentra, que si patatín, que si patatán. Con lo mono que es (en serio, me gusta mucho)y lo delicado por tu parte de traérselo. Pues ya ves;-)
Bienvenida, Mery.
Traes las maletas cargadas de buen humor, como debe ser.
Una abrazo.

ONDA dijo...

Por un momento he recordado un viaje que hice en coche con unos amigos hasta Leiden otro bonito lugar de esa interesante tierra.

Regresa siempre que puedas!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Todo es tan poco para un acto tan importante como la deposición.

José Ignacio dijo...

Bienvenida al lugar de origen.
Llegaste casi con el equinoccio primaveral en las maletas.
¿Como puedes llamar desprestigiado, e innombrable a ese magnífico diseño fuente de inspiración y rincón de lectura?.
Besos.

Sombras Chinescas dijo...

Pues me da la impresión que el artilugio sería más adecuado para propiciar evacuaciones que entradas.

Saludos.

Mery dijo...

Madame: nada de zapatos, pero han caído algunas cosillas interesantes, ya te contaré.

Parsimonia: a estas alturas ya habrás leído en el blog de J.M. todo el jaleo de la tapa. Para morirse de risa.

Olga: nada puedo comentarte a estas alturas, de sobra has visto la que lió el mozo en su blog, jajaja. Es verdad, viva el buen humor, y mas con este solecito sobre nuestras cabezas.

Onda: Leiden está a pocos kilómetros de la casa de mi hermana, y ya lo he visitado varias veces. Es un lugar ecantador, lleno de vida juvenil.

Jesús: pues ya ves que el niño, es decir, José Miguel, no acaba de encontrar acomodo. Se nos está volviendo muy sibarita.

José Ignacio: es que tu dime, no hay ninguna palabra bonita para nombrarlo. Ahora bien, lo que dá de sí en lecturas y demás no hay quien se lo quite.

Sombras: nuestro amigo José Miguel es un claro ejemplo de la maravillosa utilidad del artefacto.


Un abrazo a todos Os deseo feliz martes primaveral.

José Ignacio dijo...

Te oproponga una palabra mas positiva: "Inspirador".
Un besote